Cuidamos de ti y de tu hogar

Decálogo para el cuidado de tus zapatos

Escrito por Redacción | julio 06, 2017 | Hogar |
zapatos

Para muchas personas las prendas fetiches de sus armarios son los zapatos y los cuidan como si fueran las joyas de su corona. En cambio, hay quién no cuida sus zapatos como debería y esto repercute en gran medida en la durabilidad de un zapato. Un buen calzado, con buenos cuidados, puede ser más duradero de los que piensas.

Sigue este decálogo y tendrás tus zapatos siempre en perfecto estado de revista:

  • No uses los zapatos dos días seguidos. Si lo usas de forma continuada, además de sobreexponerse, el calzado tiende a deformarse, arrugarse rápidamente y a absolver malos olores. El zapato debe respirar al menos durante un día para volver a su forma original.
  • Coloca hormas a tus zapatos. Para que el zapato vuelva a su ser después de ser utilizado la horma es clave. Una buena horma de madera o resina absorbe el sudor y los malos olores e impiden que la piel se arrugue.
  • Usa un calzador para colocarte los zapatos. Es un gesto simple que muchas veces olvidamos y que es importante para mantener sin arrugas la parte trasera del zapato. Y por supuesto, desabrocha y ensancha tus zapatos y zapatillas deportivas antes ponértelos.
  • El exceso de ceras y productos de limpieza acorta la vida de un zapato. Aunque pienses lo contrario no puedes limpiar todos los días con productos de limpieza tus zapatos. Recomendación: Después de tratar con cera un calzado, usa un paño y un pulverizador de agua para la limpieza de las próximas tres puestas.
  • Utiliza un cepillo y una gamuza diferente para cada color de zapato para que mantengan el mismo tono.
  • Ajusta la limpieza según cada zapato. Según las características del calzado tendrás que limpiarlo de una manera o de otra. No es lo mismo limpiar un zapato de ante, unas zapatillas deportivas o un zapato de cuero.
  • Cuando se mojen por la lluvia o por cualquier otro motivo intenta secar tus zapato lo antes posible. Eso sí, no contemples la opción de secarlos cerca de un radiador, porque con el calor, los zapatos se van a deformar. Colocando la horma o papel de periódico en su interior también vas a favorecer la absorción de la humedad.
  • Cambia tapas y suelas. Acude a un zapatero para que te renueven estas piezas en cuanto veas que se produce un desgaste excesivo en tus zapatos.
  • Protégelos del polvo y de la humedad. Si tu espacio te lo permite, guarda tus zapatos limpios y secos en una bolsa de tela y en su propia caja.

También te puede interesar: