Cuidamos de ti y de tu hogar

Diez alimentos que no debes guardar en la nevera

Escrito por Redacción | febrero 03, 2015 | Hogar |
Diez alimentos que no debes guardar en la nevera

¿Sabías que hay alimentos que es recomendable no guardar en la nevera? En la actualidad, hay una tendencia a guardar la mayoría de los alimentos en la nevera para conservarlos mejor. Pero hay algunos productos que no toleran bien las condiciones de refrigeración por lo que pueden perder algunas de sus propiedades.

VER TAMBIÉN: ¿Cuánto tiempo duran los alimentos en la nevera?

¿Conoces cuáles son los alimentos que no soportan bien el frío y las condiciones de una nevera? Te mostramos algunos de los productos que son recomendables dejar fuera de la nevera.

Tomates

Los tomates no deben estar en la nevera
El frío detiene el proceso de maduración de los tomates por lo que pierden su sabor y textura y se hacen harinosos. Lo mejor es alejar los tomates de la nevera, pero no las salsas y sopas de tomates. Si ya has almacenado el tomate en el frigorífico existe un truco para recuperar su sabor: déjalo fuera de la nevera varias horas antes de consumirlo.

Patatas

Las patatas no se deben guardar en la neveraLas bajas temperaturas hacen que se incremente la concentración de azúcares en esta hortaliza. Las patatas deben almacenarse en un lugar fresco y seco. Pero si quieres guardar una patata ya pelada métela en un recipiente, cúbrela por completo de agua y añade unas gotas de limón, para evitar que se oxiden, después tápalas.

Pan

El pan no se debe guardar en la nevera El pan se pone duro y se reseca en la nevera. Para conservarlo mejor es preferible guardarlo en una bolsa de tela, en un lugar fresco, seco y alejado de la luz directa. Si no lo vas a consumir en breve, córtalo en rebanadas o pequeños trozos y congélalo.

VER TAMBIÉN: Cómo congelar y descongelar pan correctamente

Plátanos

Los plátanos no se deben guardar en la neveraAl igual que pasa con el tomate, al introducir el plátano en la nevera deja de madurar y en este caso la piel también se ennegrece. Si guardas un plátano verde en el frigorífico, seguirá así por un periodo largo de tiempo. No obstante, si se pueden guardar en la nevera los plátanos que no se vayan a consumir de forma inmediata. Con las frutas tropicales (piña, papaya…) pasa algo similar ya que están acostumbradas a temperaturas altas y al meterlas en la nevera se impide su correcta maduración y su sabor cambia.

Café

El café no debe conservarse en la neveraPierde el sabor y puede adquirir los olores de otros alimentos que también se almacenen en la nevera. Se debe guardar en un recipiente hermético, en sitios frescos y oscuros para que conserve su aroma y sabor.

Miel

La miel no se debe guardar en la neveraCon el frío se cristaliza, por lo que se altera su sabor y textura. La miel debido a sus componentes naturales se mantiene en buen estado a temperatura ambiente  y en un recipiente bien cerrado colocado en un lugar seco.

Cebollas

La miel no se debe guardar en la neveraLa humedad de la nevera favorece la aparición de mohos. La mejor formar de almacenarlas es un lugar fresco, seco y bien ventilado y evita las bolsas de plástico. Las cebollas ya peladas sí se pueden guardar en la nevera dentro de un recipiente cerrado.

Ajos

Los ajos no se deben guardar en la neveraSi guardar los ajos en la nevera les brotarán pequeños tallos. El ajo entero hay que guardarlo en un lugar fresco y seco. Solo se puede guardar en la nevera si ya se ha picado y dentro de un recipiente cerrado de forma hermética.

Quesos secos

El queso no se deben guardar en la neveraDependiendo del tipo de queso el hecho de guardarlos en la nevera puede ser un gran error. Los quesos secos, por ejemplo, pierden su sabor. Como alternativa usa un recipiente hermético y déjalo a temperatura ambiente (siempre que no haga demasiado calor). Si ya lo tienes en la nevera, sácalo de su interior al menos una hora antes de consumirlo.

Chocolate

El chocolate no debes guardarlo en la neveraSalvo que haga mucho calor o contenga un relleno lácteo no debe meterse en la nevera. Al hacerlo le aparecerá una especia de «capa» blanquecina y su textura y sabor cambian. Además tiende a recoger los aromas de otros alimentos.

También te puede interesar: