Cuidamos de ti y de tu hogar

Diez pasos para limpiar el frigorífico (a fondo y como es debido)

Escrito por Redacción | agosto 01, 2015 | Hogar |
Diez pasos para limpiar el frigorífico (a fondo y como es debido)

El frigorífico es uno de los electrodomésticos a los que más atención hay que prestar en materia de limpieza para propiciar una correcta conservación de los alimentos que posteriormente vamos a consumir. Limpiar en profundidad la nevera y con cierta periodicidad (al menos cada tres meses) es una tarea obligatoria para evitar malos olores o incluso intoxicaciones alimentarias. Y, además, mantener limpio y ordenado el frigorífico te ayudará a consumir menos energía y a alargar la vida útil de este aparato.

Para someter a la nevera a una limpieza a fondo solo tienes que seguir unos sencillos pasos.

1. Apaga la nevera

Desenchufa el frigorífico de la toma de corriente. En cuanto comiences a sacar los alimentos tendrás que tener las puertas abiertas por lo que sin no lo apagas antes de empezar gastarás mucha energía de forma innecesaria.

Uno de los primero pasos es colocar paños en el suelo para absorber los restos de agua que pueden desprenderse con la descongelación del aparato. Un truco: si quieres acelerar este proceso coloca un recipiente con agua caliente en el interior.

2. Vacía el frigorífico

Saca todos los alimentos que tengas. El frigorífico ya sea tipo combi, que combina congelador y frigorífico, o de dos puertas debe estar completamente vacío de contenido para realizar una correcta limpieza. Intenta limpiar el frigorífico en el momento en el que menos alimentos tengas almacenados para que sea más fácil. No olvides siempre respetar la cadena de frío y conserva los alimentos en un lugar adecuado mientras acometes la limpieza. Puedes ayudarte de una nevera portátil y de bloques de frío.

Aprovecha este paso para tirar todo lo que no necesites realmente: botes de salsas, latas de conservas… Revisa también que no hay ningún alimento caducado.

3. Desmonta baldas y estanterías

Saca todas las baldas y estanterías, así como los cajones y cubetas. De esta forma podrás realizar la limpieza de una forma más fácil y también más completa. Desmonta cualquier pieza que sea extraíble.

4. Lava las juntas de las puertas

Es una de las zonas de la nevera que más suciedad acumula. Para limpiarlas a fondo utiliza una bayeta con agua y vinagre. Si la junta tiene manchas de moho puedes usar lejía, también diluida con agua, y ayudarte con un cepillo de dientes para llegar a los rincones de más difícil acceso.

5. Limpia las baldas, estantes y cajones

Puedes lavar todas las partes extraíbles del frigorífico en el fregadero con un estropajo suave, agua caliente y jabón. Aunque si la suciedad está muy incrustada debes utilizar vinagre o un limpiador específico (los quitagrasas suelen resultar bastante efectivos).

Puedes dejar estos objetos en el escurridor para que se elimine el exceso de agua y posteriormente secarlos con un trapo limpio o con papel absorbente.

6. Limpia el interior y el exterior del frigorífico

Limpia todo el interior con un poco de agua y bicarbonato de sodio. Esta mezcla ayuda a eliminar los malos olores de la nevera. Es recomendable también usar limpiadores naturales como el vinagre o el limón para evitar que el frigorífico se impregne del olor de los limpiadores químicos.

Para limpiar el exterior usa una mezcla de vinagre y agua servirá para eliminar los restos de grasa de la cocina. Seca todo el frigorífico en cuanto termines de limpiarlo.

7. Limpia el congelador

Puedes usar también una mezcla de agua con bicarbonato. Sigue los pasos que te contamos en esta entrada para limpiar el congelador para una limpieza más completa.

8. Vacía la bandeja de drenaje

En la parte baja de la nevera (de la mayoría de los frigoríficos) existe una pequeña bandeja en la que se acumulan los líquidos que va desprendiendo este electrodoméstico y que pueden generar muy mal olor. Para este paso, si no lo has hecho ya, es recomendable que utilices guantes. Para desinfectar bien esta bandeja puedes limpiarla con agua y lejía. Consulta las recomendaciones del fabricante para realizar este paso de manera correcta.

9. Limpia la parte trasera

Retira el frigorífico y limpia el polvo que se ha acumulado en las bobinas. Ten cuidado de no dañar ningún componente. Puedes usar una aspiradora para eliminar toda la suciedad. Utiliza un pincel estrecho para acceder a las zonas más difíciles.

10. Coloca un ambientador casero

Para terminar la limpieza puedes colocar en la nevera un ambientador casero.  Uno de los trucos más conocidos para combatir el mal olor es el de colocar en el interior un limón partido en dos mitades, en las que se incrustan clavos (especia). También te puede servir un recipiente con zumo de limón. Los amantes del olor a café pueden utilizar como ambientador un vaso de café molido. Otra alternativa, más neutra, es colocar un recipiente con bicarbonato.

También te puede interesar: