Cuidamos de ti y de tu hogar

Diez usos para las bolsas de sílice que vienen en los bolsos

Escrito por Redacción | septiembre 08, 2015 | Hogar |
Usos para las bolsas de sílice

Seguro que conoces de sobra esas bolsitas de tela con contenido granulado que se suelen incluir en los bolsos y cajas de zapatos, en las que se nos advierte que no son comestibles. Estas famosas bolsitas contienen gel de sílice, un compuesto poroso con gran capacidad para absorber la humedad. Es por ello que las bolsas de sílice se introducen en el interior de bolsos, zapatos y demás elementos que puedan estropearse con la humedad.

En sí, el gel de sílice no es tóxico, pero en este tipo de bolsas que se usan comercialmente se suele mezclar con cloruro de cobalto, que hace que las bolitas de gel cambien de color con la humedad. Este compuesto sí resulta tóxico, de ahí la advertencia que se suele leer en las bolsas de sílice y la necesidad de manipularlas con cuidado para que su contenido no se vierta fuera del envase.

¿Has pensado alguna vez en que este tipo de bolsas absorbentes de la humedad se pueden utilizar para múltiples fines? Aquí te damos algunas ideas:

- En la mochila del gimnasio: lo habitual es que acabe con ropa y accesorios impregnados de sudor o mojados tras la ducha, con lo que llevar unas bolsas de sílice en los bolsillos interiores reducirá la humedad evitando que acaben oliendo mal.

- Aparatos electrónicos: a todos nos ha ocurrido alguna vez ese trágico accidente que supone que se te moje el móvil o el mando de la televisión. Saca la batería y ponlo a secar en un recipiente cubierto de bolsas de sílice.

- Reducir la condensación: si colocas algunas de estas bolsitas de gel de sílice en los marcos de las ventanas durante el invierno, lograrás reducir la condensación provocada por el contraste entre la calefacción y el frío del exterior.

- Trasteros sin humedad: aprovecha el gel de sílice para mantener tu ropa, accesorios, muebles y demás enseres a salvo del moho.

- Secar flores: con las bolsas de sílice conseguirás antes tu objetivo. Solo envuélvelas con papel e introduce un par de bolsitas.

- Herramientas: evita la oxidación usando estas bolsitas en las cajas y armarios en que guardes tus herramientas, especialmente si se encuentran en el exterior de la casa.

- Maletas de vacaciones: si no te queda más remedio de regresar a casa con alguna prenda mojada en la maleta, acompáñala con estas bolsas de sílice para evitar que la humedad se transfiera y se acumulen malos olores.

- Plata limpia: las bolsas de gel de sílice evitarán que la plata de cubiertos y joyas se oxide rápidamente. Recuerda cambiar las bolsas de vez en cuando para que sigan teniendo efecto.

- Cuchilla de afeitar: si no quieres que se te oxide con rapidez  la maquinilla de afeitar guárdala en un recipiente con un par de estas bolsitas.

- Documentos y fotografías: protege con las bolsas de sílice tus papeles de la humedad, sobre todo si vives en climas propensos. Distribúyelas en cajones o armarios donde los almacenes.

Recuerda que, además de las bolsitas que encontrarás en bolsos, carteras y cajas de zapatos, puedes adquirir el gel de sílice en diferentes formatos para su uso doméstico.

También te puede interesar: