Cuidamos de ti y de tu hogar

Gestos con los que ahorrar energía durante la limpieza del hogar

Escrito por Redacción | diciembre 26, 2015 | Hogar |
Gestos con los que ahorrar energía durante la limpieza del hogar

Durante el invierno el consumo de energía en el hogar se dispara y por eso tratamos de optimizar al máximo la eficiencia energética de nuestro hogar. Intentando mantener una temperatura constante en nuestro hogar, utilizando bombillas de bajo consumo y aprovechando en lo posible el encendido de cada electrodoméstico.

Sin embargo, es posible que todas estas precauciones queden en un segundo plano a la hora de la limpieza general del hogar. ¿Has caído, por ejemplo, en que mientras ventilas la casa o limpias las ventanas se está escapando el calor de tu hogar?

Toma nota de algunos gestos con los que podrás ahorrar energía mientras realizas la limpieza general de tu hogar:

- Usa programas fríos en la lavadora: siempre que te sea posible y no necesites eliminar manchas rebeldes o desinfectar tejidos, utiliza programas fríos para lavar la ropa. Y es que en torno al 80% de la energía que se emplea en cada lavado va destinada a calentar el agua. Lo mejor es que trates las manchas que creas que son más difíciles antes de poner la lavadora y laves en frío toda la colada.

- Llena la lavadora a plena carga: como uno de los electrodomésticos que más electricidad consume del hogar, merece la pena esperar siempre a que nuestro tambor esté lleno de ropa para no desperdiciar ese consumo.

- La secadora, para emergencias: su consumo de energía es de los más elevados de la casa. Trata de prescindir de su uso en lo posible, aprovechando los días e viento para secar tu ropa. Cuando la uses, elige ciclos cortos, seleccionando los tejidos más apropiados y excluyendo los más pesados.

- Vacía la aspiradora antes de que se llene: cuando la bolsa está llena el consumo del aparato aumenta, por lo que para ahorrar es necesario vaciar la bolsa antes de que llegue a su límite.

- Prioriza el lavavajillas: el uso de este aparato nos permite ahorrar agua y electricidad en comparación con el lavado a mano de los platos. Trata de aprovechar al máximo su carga, colocando cada pieza del menaje en el lugar más apropiado. Consulta nuestra entrada sobre cómo llenar el lavaplatos correctamente.

- Ventila la casa por partes: en lugar de abrir todas las ventanas a la vez, ventila las estancias, una a una, cerrando la puerta para aislarlas del resto de la casa. Con cinco minutos en cada habitación bastará y te permitirá conservar el calor generado en el interior del hogar y, por tanto, ahorrar en calefacción. Aprovecha el momento de ventilar para limpiar puertas y ventanas y así evitar perder más calor de la cuenta.

También te puede interesar: