Cuidamos de ti y de tu hogar

Ideas para convertir una habitación sin uso en un cuarto de juegos

Escrito por Redacción | marzo 25, 2014 | Hogar |
Ideas para un cuarto de juegos

La idea de tener un cuarto de juegos en casa puede parecer a priori accesoria, si pensamos en que se tratará de un espacio más que limpiar y donde andar recogiendo los juguetes y trastos de los más pequeños de la familia. Pero en realidad puede tratarse de una gran idea, si lo planteamos como aquel rincón de la casa exclusivamente pensado para el ocio de nuestros hijos fuera del cual no tropezaremos con muñecas, piezas de construcción, pinturas o cochecitos de juguete.

Es más, podemos idearlo de forma que ese cuarto de juegos sea la forma ideal de mantener los dormitorios de niños y mayores ordenados, y libres del rastro que los más pequeños van dejando con sus juegos. Eso sí, para crear este espacio será necesario un cuarto de más, que bien puede tratarse de un desván, un sótano o una habitación hasta entonces destinada al almacenaje de muebles y trastos sobrantes.

La clave estará en dotar a la estancia de un ambiente cálido a la vez que divertido para que los niños se sientan atraídos y cómodos. Para ello, te proponemos algunas ideas básicas que te serán de utilidad a la hora de diseñar un cuarto de juegos en tu casa:

  • Cubre el suelo con una alfombra que proteja a los pequeños de caídas y golpes. Puedes aprovechar una que no estés utilizando en casa (previo paso por la tintorería) o hacerte con una, pero piensa que es muy posible que acumule manchas de todo tipo. Lo ideal es que te hagas con una infantil tipo puzzle, que además de proteger a los inquilinos les dará mucho juego. A los niños también les encantan las alfombras con dibujos de circuito de carreteras, porque les permite jugar sobre ellas.

Alfombra puzzle

  • Trata de idear un espacio lo más diáfano posible para dar cabida a todas las ideas y necesidades de los niños. Lo mejor es que no satures la habitación de muebles y coloques únicamente lo básico: una mesa con sillas de su tamaño para dibujar, algún mueble bajo con estanterías y cajones y un baúl en el que guardar los juguetes cuando llegue la hora de recoger. Hay muebles infantiles con soluciones de almacenaje que integran amplios cajones en forma de cubo para guardar los juguetes de forma rápida y cómoda.
  • La iluminación natural es esencial para un cuarto de juegos, siempre que así sea posible, le daremos prioridad. Además, colocaremos lámparas para iluminar zonas concretas que lo requieran como la mesa para dibujar. Es importante que estas no estorben al niño y que disimulemos en lo posible los cables para evitar accidentes.
  • Las paredes deben hacer la estancia agradable y, si es posible, invitar al juego. Existen diferentes soluciones como pintura de colores, papel pintado, grecas infantiles o plantillas divertidas. Con estas últimas ahorrarás tiempo y obtendrás un resultado muy vistoso. En cualquier caso, siempre tienes que contar con la propia creatividad de los pequeños y para ello, lo mejor es que te hagas con una de esas pegatinas de vinilo sobre las que los niños pueden dibujar. También existen en el mercado pinturas que convierten la pared en una «pizarra» en blanco sobre la que los pequeños pueden dibujar lo que quieran con unos rotuladores especiales, que después se borran con facilidad. Si es posible pintar las paredes, una solución temporal es cubrirlas parcialmente con cortinas creadas a base de sábanas o telas divertidas.
  • Si la estancia es lo suficientemente grande, puedes incluir algún sofá viejo que tengas en casa y que puedes «reciclar» cubriéndolo con sábanas o fundas de colores. En este caso, puedes colocar una televisión en las paredes de la habitación, para que los niños puedan disfrutar de series o películas infantiles. También puedes incluir algún puf en el que los pequeños puedan recostarse o jugar. Resultan ideales cuando hay algún invitado en casa. Otra opción válida son las colchonetas. Blandas y de colores, harán las delicias de los más traviesos.

Todo lo necesario para jugar en el cuarto de juegos

Además, todo cuarto de juegos debe contar con elementos esenciales como:

  • Libros (de lectura y para dibujar o con recortables)
  • Pinturas: lo mejor es usar un recipiente amplio de plástico en el que meter ceras de todos los colores. También puede haber un bote con rotuladores y, para los más intrépidos, una caja con acuarelas… También se entretendrán mucho con la plastilina.
  • Hojas en blanco o cuadernos: si no tienen permiso para pintar en las paredes necesitarán algún soporte en el que volcar sus creaciones…
  • Juegos de construcción: lo mejor es guardarlos en sacos, cestas o baúles que puedan volcarse sobre la alfombra con facilidad llegada la hora del juego.
  • Juguetes: se supone que creamos este cuarto para concentrarlos en un solo espacio de la casa. Ayúdales a decidir cuál es el mejor sitio para guardar cada juguete.
  • Películas infantiles: en cualquier soporte, ideales para hacer pasar un buen rato a los niños.
  • Juegos de mesa: llegada cierta edad, los juegos en grupo con amigos o en familia les resultarán muy atractivos.

Si no dispones de una habitación que puedas convertir en cuarto de juegos infantil, puedes habilitar una zona del salón que concentre estas actividades, partiendo de las mismas ideas (alfombra, baúl, etc.) pero adaptadas al espacio disponible.