Cuidamos de ti y de tu hogar

Los cinco mejores tipos de suelo para dormitorio

Escrito por Redacción | septiembre 24, 2018 | Hogar |
Los cinco mejores tipos de suelo para colocar en tu dormitorio

Seleccionar entre los tipos de suelo para dormitorio uno adecuado para tu habitación es una decisión de diseño particularmente importante porque será lo primero que tus pies tocarán por la mañana y lo último que sentirán antes de meterse en la cama cada noche. Esto quiere decir que el efecto táctil y estético que tendrá el suelo también puede influir en tu estado emocional cada día.

Descubrir el mejor material para el suelo de tu dormitorio requiere que evalúes una serie de criterios como la sensación al tacto o cómo se integra en el diseño. También debes tener en cuenta los criterios de mantenimiento y el ciclo de vida del suelo seleccionado. No todos son igual de delicados y requieren el mismo cuidado. Repasamos los cinco tipos de suelo para dormitorio más valorados.

Dormitorios con moqueta

La moqueta es la superficie de suelo más popular para los dormitorios, especialmente en hogares en climas fríos. Esto se debe principalmente a que es muy suave y cálida para los pies. Sentir esa gran comodidad crea una sensación confortable en los dormitorios, además de proteger a los pies de las frías mañanas de invierno.

Otro beneficio de la moqueta es que puede ayudar a aislar el dormitorio de los ruidos externos, lo que facilita dormir plácidamente toda la noche. Simultáneamente, las moquetas aislarán el dormitorio de la pérdida de calor, asegurando que el espacio permanezca caliente.

Otro factor muy importante que ha hecho que las moquetas sean tan populares es el precio. Sin embargo, el precio de mejores materiales especializados será mayor. Igualmente debes tener en cuenta que las alfombras tienen una vida útil más corta que otras alternativas más permanentes, por lo que deberán reemplazarse regularmente.

El principal inconveniente de este tipo de suelo es que es muy difícil mantenerla limpia. Pueden mancharse permanentemente si los líquidos se filtran profundamente y no se actúa con rapidez. Además, las alfombras tienden a atraer polvo y pequeños organismos microbianos, lo que puede contribuir negativamente a la calidad del aire del espacio y al desarrollo de alergias de quienes habitan los dormitorios. La limpieza en estos casos deberá ser muy frecuente y exhaustiva.

Dormitorios con suelos de madera

El suelo de madera es la segunda opción más popular para un dormitorio, aunque no es tan suave, las tablas de madera rinden más tiempo y son más delicadas y cálidas en comparación con las alternativas de losa o piedra. A pesar de esto, los pisos de madera se pueden combinar con alfombras para suavizar y personalizar el aspecto de la superficie.

La madera dura realmente puede brindar a un dormitorio su belleza natural inherente en cada pieza individual. La apariencia variará en función de la especie, el grado, el corte y la mancha. Este hermoso suelo siempre mantiene una sensación de belleza innata muy valorada en construcción y decoración. Además, se trata de un tipo de suelo que aporta calidez, incluso en los días fríos de invierno.

Entre los inconvenientes que presenta la madera es que puede ser muy ruidosa, ya que tiende a crujir. La mayoría de estos pisos tienen poco o nada de aislamiento, lo que quiere decir que las personas que viven debajo pueden escuchar claramente cada paso que das. En general, este suelo también proporciona poco aislamiento térmico. Además, has de tener en cuenta que son suelos que no toleran la humedad, así que hay que ser muy escrupulosos a la hora de fregar y evitar siempre cualquier derrame.

Dormitorios con suelo de corcho

El corcho es un suelo inusual, pero está comenzando a ganar popularidad en las habitaciones. Es un tipo de suelo muy suave, flexible bajo los pies, esponjoso y puede ayudar a que el dormitorio se sienta lujosamente relajante. Al mismo tiempo, este material está lleno de millones de pequeñas burbujas de aire, que sirven para aislar el dormitorio del calor y el ruido.

El mantenimiento del suelo de corcho es relativamente sencillo en comparación con el de la moqueta. Siempre y cuando se selle la superficie correctamente con el producto adecuado y se vuelva a aplicar periódicamente. Es naturalmente antimicrobiano y antiestático, es decir, que no causa problemas en la calidad del aire dentro del dormitorio.

El gran problema es que es un material relativamente blando, que se raya y daña fácilmente con patas de muebles, tacones altos y garras de mascotas. Por lo que tendrá que ser reemplazado periódicamente. Al mismo tiempo, son muy costosos, por lo que si deseas instalar pisos de corcho más gruesos, de mayor calidad y más duraderos, te costarán tanto como muchas opciones de madera dura.

Dormitorios con suelos laminados

El suelo laminado en un dormitorio logra el aspecto de madera natural, sin tener que pagar el precio y sin preocuparse por problemas de mantenimiento o daños. Con los suelos laminados la superficie consiste en una pieza muy delgada del material natural. Además está protegido por una capa de desgaste invisible, que evita daños y manchas.

Su gran inconveniente es que no es tan resistente como la madera dura. La capa de desgaste invisible se desvanecerá con el tiempo, dependiendo del uso y mantenimiento. Esto significa que no hay más opción que quitarlo y reemplazarlo cuando comience a mostrar su edad. Y como el material en sí es bastante rígido, el relleno también tiene una efectividad limitada.

Dormitorios con suelo de vinilo

El vinilo es una excelente opción de pisos porque es increíblemente versátil. Tiene la capacidad de reproducir con precisión el aspecto de casi cualquier material, diseño o color. Esto puede permitirnos tener un suelo con aspecto de madera dura o piedra natural, pero con la sensación suave y las propiedades de aislamiento cálido de la alfombra: una combinación perfecta.

Los suelos de vinilo son muy fáciles de cuidar. Si el espacio es de poco tráfico, como lo son la mayoría de los dormitorios, es probable que solo tengas que barrer o aspirar el suelo una vez por semana para eliminar las partículas sueltas. También tiene una gran longevidad, y si está bien instalado, con un correcto mantenimiento puede durar más de diez o veinte años.

El principal inconveniente de estos suelos es que son poco respetuosos con el medio ambiente. Para producirlos se requieren recursos petrolíferos no renovables y demandan gastos de energía. También se asocian con productos químicos tóxicos que perjudican el medio ambiente. Al mismo tiempo, su instalación puede sufrir una descarga de gas, con compuestos orgánicos volátiles liberados al aire durante varias semanas.

También te puede interesar: