Cuidamos de ti y de tu hogar

Ocho claves para cocinar pasta en su punto

Escrito por Redacción | agosto 20, 2015 | Hogar |
cocinar-pasta

La pasta es un alimento necesario en toda dieta por el aporte de hidratos de carbono que supone. Pero además es un plato muy versátil que nos puede solucionar comidas numerosas o salvar de imprevistos. Pero, ¿sabes cocinar pasta correctamente? ¿De vez en cuando se te pasa o se te queda pegada? ¿No sabes cómo conservarla en buenas condiciones cuando te sobra? Aquí tienes diez claves para cocinar la pasta como un auténtico experto:

1. Guarda las proporciones: para cocinar pasta debes poner en una cacerola un litro de agua por cada 100 gramos de pasta con media cucharada de sal por cada litro. Espera a añadir la sal hasta que el agua hierva para no retrasar el proceso de ebullición.

2. Que no se pegue: añade en el agua de cocción unas gotas de aceite de oliva para evitar que la pasta se pegue a la cacerola. Pero además, cuando eches la pasta deberás revolverla con un cucharón de madera durante los primeros minutos para que la pasta no se apelmace.

 3. Cómo y cuando echar la pasta: no debes verter la pasta en la olla hasta el que el agua no empiece a hervir y solo entonces deberás empezar a contar el tiempo de cocción. Asimismo, si no quieres que la pasta se te pase tendrás que echarla poco a poco en la olla para evitar que el agua pierda temperatura y se detenga la ebullición. Como norma, tarda unos 10-15 segundos en echar toda la pasta en el agua (siempre dependiendo de las cantidades). Cuando acabes de echarla debes empezar inmediatamente a remover para que no se peguen.

4. Cocina la pasta en su punto (al dente o a gusto del consumidor) siguiendo la indicación del paquete o probando de vez en cuando. Debes tener en cuenta que las pastas italianas suelen recomendar un punto de cocción mucho más “al dente” que las españolas. Por eso, si cocinas pasta italiana por primera vez pruébala antes de sacarla porque puede que te parezca que ha quedado algo dura.

5. Que no se pegue la pasta una vez cocida: un clásico de los primerizos en la cocina es dejar la pasta en el escurridor mientras hacen la salsa. Si lo haces de esta manera, lo más probable es que la pasta se pegue por completo y quede apelmazada como un bloque.

Para evitarlo, te recomendamos dos opciones:

- Por un lado, puedes escurrir bien la pasta y devolverla en seguida (en caliente) a la olla sobre un poco de aceite de oliva para revolverla o sobre la propia salsa caliente. Esta es la mejor manera de conseguir que la pasta quede en su punto y se combine a la perfección con la salsa.

- Por otro, puedes añadir agua fría a la olla una vez transcurrido el tiempo de cocción para detenerla por completo y así evitar que se te pegue mientras ultimas la salsa. En cualquier caso, lo recomendable es hacer la salsa primero para degustarla recién cocida.

Además, en el caso de las pastas frías para ensalada, es recomendable pasarlas bajo el chorro de agua fría para que pierdan temperatura y queden en su punto.

6. Si vas a guardar la pasta para comerla en otro momento o sabes que te va a sobrar, bastará con que la rehogues con un poco de aceite de oliva para que se conserve suelta y en perfecto estado.

7. Cada pasta con su salsa: la pasta corta (macarrones, “penne”, “rigatone”, etc.) combina mejor son salsas espesas a base de crema o queso, mientras que las pastas finas (tallarines, cintas, etc.) van bien con salsas menos concentradas, a base de aceite y más ligeras, que se repartan más homogéneamente en el plato. Los espagueti son quizá los más versátiles a la hora de combinar con casi cualquier tipo de salsa.

8. Truco: los italianos suelen guardar un cacillo del agua de cocción de la pasta para añadir después a la salsa y que así mantenga el sabor original de ésta.

Si además quieres que en el momento de servirla tu pasta esté perfecta te recomendamos que calientes los platos en los que va a ser servida, ya que coger la temperatura del plato muy rápidamente.

También te puede interesar: