Cuidamos de ti y de tu hogar

Ocho remedios caseros contra las quemaduras leves

Escrito por Redacción | julio 31, 2014 | Hogar |
Verano: Ocho remedios caseros contra las quemaduras leves

Las distracciones en la cocina o los pequeños descuidos con la plancha pueden provocar dolorosas e incómodas quemaduras. Los niños son especialmente vulnerables a este tipo de accidentes domésticos, sobre todo, cuando más pequeños son.

Si la quemadura es grave (segundo o tercer grado, con ampollas o infección) o ha dañado una superficie amplia del cuerpo, conviene acudir al servicio de urgencia médica más cercano y ponerse en manos de los profesionales. Pero si se trata de pequeñas quemaduras de primer grado, las que solo causan dolor y enrojecimiento por el contacto con agua, aceite, vapor o metales calientes, podemos aplicar algunos remedios caseros que alivien el ardor que causan.

VER TAMBIÉN: Diez remedios caseros para las quemaduras solares

El primer paso que debes dar es aplicar agua fría sobre la quemadura durante unos minutos, hasta que desaparezca la sensación intensa de dolor inicial. A continuación, puedes aplicar alguno de estos remedios naturales para aliviar la zona:

  • Aloe vera: si dispones de una planta, corta una rama y ponla en contacto con la zona afectada para que haga efecto el poder regenerador de su gel. También puedes optar por utilizar aloe vera concentrado aplicado directamente sobre la piel o sobre una gasa estéril. Además de refrescar la zona proporcionará un efecto analgésico.
  • Patata cruda: corta una patata por la mitad y aplícala sobre la quemadura. También puedes preparar una pasta con patata cruda pelada, aplastándola para que segregue todo el jugo. Aplícala sobre la piel con una gasa o apósito estéril.
  • Miel: cubre la zona afectada con miel, que aliviará el dolor y proporcionará un efecto antibacteriano.
  • Leche: aplícala sobre una compresa y colócala sobre la quemadura. Notarás alivio inmediato.
  • Cebolla: corta una cebolla por la mitad y exprime el jugo sobre la quemadura, aliviará la zona. También puede aplicarse directamente la piel fina superficial de la cebolla sobre la zona.
  • Vinagre: diluye un buen chorro de vinagre en una taza de agua y moja una compresa para aplicarla sobre la quemadura. Proporcionará alivio y analgesia sobre la zona quemada.
  • Té negro: coloca dos bolsas de té en una taza de agua fría y utiliza esta infusión para impregnar la piel quemadura. Aplicado en los primeros momentos, reducirá la sensación de ardor.
  • Aceite de oliva: una vez calmada, hidrata la zona afectada con aceite de oliva, para que la piel se regenere cuanto antes.

También te puede interesar: