Cuidamos de ti y de tu hogar

¿Para qué sirven los productos de limpieza básicos? Guía rápida

Escrito por Redacción | marzo 10, 2016 | Hogar |
Guía rápida de productos de limpieza básicos

Nadie nace sabiendo cómo se limpia una casa ni cuáles son los productos más adecuados para lograr el mejor resultado cada zona del hogar. Por eso puede que se dé la circunstancia de que, llegado el momento, no sepas qué productos de los que hay en el supermercado necesitas realmente y cómo se usan en casa. Por eso te proponemos un repaso sencillo y conciso por los productos de limpieza básicos del hogar, de manera que te hagas una idea de por qué y para qué los necesitas.

Lejía

Es el desinfectante por excelencia en el hogar, aunque su fuerte olor y el hecho de que resulte perjudicial para el medio ambiente y las mascotas ha llevado a que muchas personas opten por desinfectantes alternativos. Es ideal para los baños (bañera, inodoro, bidé y suelos) y se emplea diluida en agua. Decolora la ropa con gran rapidez, por lo que hay que ser cuidadosos con su uso y siempre ponerse guantes.

Nunca ha de mezclarse con amoniaco, ya que provoca una reacción química tóxica. Tampoco es conveniente mezclarla con agua caliente, ya que se evapora y pierde poder desinfectante.

Amoniaco

Es un potente desengrasante que se usa sobre todo en la cocina, aunque también es eficaz para limpiar suelos de piedra, como los de mármol. Se utiliza diluido en agua (si es caliente, potencia su poder antigrasa). Puedes usarlo con bayetas tradicionales para limpiar encimeras, fogones, hornos, armarios, campanas y demás superficies de la cocina susceptibles de acumular grasa. Si tienes este producto en casa, no necesitarás un limpiador desengrasante.

Limpiasuelos

Encontrarás una gran variedad de productos para el suelo en el supermercado. A no ser que lo indiquen, no tienen poder desinfectante, pero sirven para limpiar suelos sin necesidades especiales, aportando un aroma que puede variar en función de los gustos. Se pueden mezclar con lejía o amoniaco (nunca con ambos), a no ser que en la etiqueta se nos advierta lo contrario. Si tenemos suelos con materiales especiales, como los de madera, conviene buscar el limpiasuelos más adecuado, que será uno que contenga jabón neutro.

Estropajo verde

El estropajo más común, sirve para desincrustar la suciedad del menaje de cocina y otras superficies de la cocina y los baños. Puede rayar materiales delicados como el cristal o los recubrimientos antiadherentes de ollas y sartenes.

Estropajo azul

Es la versión más suave del estropajo, pensada para evitar que las superficies más delicadas se rayen. Por tanto, será menos eficaz a la hora de eliminar restos de comida quemada o suciedad reseca.

Estropajo de aluminio

Es el estropajo más duro, pensado para eliminar los restos de suciedad y comida más incrustados, como por ejemplo, los que se pueden concentrar en una bandeja de horno, o en el culo de una sartén. No es recomendable su uso para platos decorados, menaje de plástico o de loza.

Bayetas de microfibra

Estas bayetas, fácilmente identificables por el «rizo» de su tejido tienen gran poder absorbente y pueden usarse en todas las dependencias de la casa, para cualquier tarea de limpieza. Sin embargo no resultan muy eficientes con la grasa, por lo que para la cocina se recomienda utilizar bayetas multiusos tradicionales, que arrastran mejor la grasa.

Guantes

Aunque puedan parecer prescindibles, lo cierto es que nos permiten manipular con mayor seguridad los productos de limpieza, en especial, los más agresivos. Además, nos permiten fregar los platos y el menaje de cocina con agua caliente, algo imprescindible para eliminar la grasa.

Rollo de papel «jumbo»

Los rollos de papel grandes que se venden para limpiar son especialmente útiles para secar y abrillantar superficies de cristal, tanto ventanas como copas y objetos de decoración. Se pueden utilizar con un producto multiusos sobre espejos y cristales o para secar menaje de cocina sin dejar olor a humedad ni pelusas.

Mopa

Suelen usarse para eliminar el polvo y la suciedad más leve de los suelos lisos. Se humedecen para atraer estas partículas con facilidad y sus cabezales se pueden lavar en la lavadora o, si son de un solo uso, desechar. También se usan para abrillantar suelos.

Multiusos

Este tipo de productos carece de poder desinfectante y están más indicados para limpiar superficies metálicas, plásticas o sintéticas. Se aplican sobre el trapo limpio y se frotan las superficies hasta conseguir que no quede rastro. La mayoría de productos multiusos sirven también para limpiar cristales. Para las superficies de madera es aconsejable emplear un producto específico.

También te puede interesar: