Cuidamos de ti y de tu hogar

Seis consejos para cambiar la colcha por el edredón en otoño

Escrito por Redacción | octubre 17, 2015 | Hogar |
Consejos cambiar la colcha por el edredón en otoño

Con la entrada del otoño, las noches comienzan a ser más frías hasta que, un día, sentimos la necesidad de recuperar el edredón que retiramos la pasada primavera. Es entonces momento de guardar la colcha poniendo cuidado de garantizar que cuando la volvamos a necesitar, se encuentre en perfectas condiciones.

Toma nota de estos consejos a la hora de cambiar la colcha por el edredón en otoño cada año:

- Antes de retirar la colcha, localiza el edredón y comprueba que esté en buenas condiciones. Si ha acumulado olores o manchas tendrás que pasarlo por la lavadora y necesitarás seguir utilizando la colcha hasta que esté listo. Consulta cómo lavar un edredón nórdico en la lavadora.

- Cuando vayas a retirar la colcha lávala antes, consultando siempre la etiqueta del fabricante para elegir las condiciones de lavado ideales. Debes lavarla aunque no detectes manchas ni olores, porque de esta manera eliminarás bacterias y ácaros y evitarás que al volver a sacarla huela mal.

Si tu colcha está elaborada con un tejido especial que no sabes si va a quedar bien en la lavadora, no te arriesgues y llévala a la tintorería antes de guardarla.

- Siempre que sea posible,  tiende la colcha lavada a secar al sol, que tiene un efecto desinfectante sobre los tejidos. Si se trata de una colcha de color, tiéndela al revés para evitar que los tonos se decoloren ligeramente. Trata de que la colcha permanezca el tiempo justo para secarse al sol para no estropearla. Y cuidado con guardarla con humedad, porque puede darnos una desagradable sorpresa en forma de mal olor y moho cuando vayamos a rescatarla de nuevo del armario.

- Elige un lugar seco y ventilado para guardar la colcha en otoño, preferiblemente en una funda hermética, de esas a las que se extrae el aire mediante el aspirador. En este tipo de fundas, la colcha permanecerá a salvo de polillas, polvo y suciedad.

- Si la colcha es de un tejido delicado, dóblala empleando papel para ropa (libre de ácido) entre las capas para evitar arrugas profundas o manchas de humedad. Si se trata de una colcha no muy gruesa, puede resultarte más cómodo enrollarla, de forma que no se arrugue apenas.

- Puede resultar muy agradable recuperar la colcha tras el invierno si la guardas con un ramillete de lavanda metido en un saquito. Además, esta planta mantendrá alejados a los bichos de tus tejidos.

También te puede interesar: