Cuidamos de ti y de tu hogar

Seis maneras de quitar manchas de moho de la pared

Escrito por Redacción | enero 03, 2015 | Hogar |
Seis maneras de quitar manchas de moho de la pared

Las estaciones de frío y lluvias son propicias para la aparición de humedades en las paredes de muchos hogares. Las temidas manchas de moho en la pared puedes deberse a diversos factores, desde la condensación hasta filtraciones originadas por una fuga en una tubería. A veces se deben simplemente a la falta de limpieza en habitaciones con gran concentración de humedad.

Una vez que hemos descubierto alguna mancha de moho en la pared conviene revisar la habitación en cuestión de forma exhaustiva para descartar que detrás de muebles o cuadros hayan podido aparecer más. Lo ideal es estudiar con un profesional cuál es la causa de la aparición de las manchas de moho y ponerle solución siguiendo su consejo.

En cualquier caso, la primera necesidad que nos surge es la de eliminar las manchas de moho que afean la pared y que en ciertos casos pueden llegar a ser perjudiciales, sobre todo para personas con algún tipo de problema respiratorio.

Existen varios métodos para eliminar manchas de moho de la pared:

1. Lejía: este producto desinfectante resulta ideal para el moho de superficies como azulejos, encimeras o cristal. Aunque también consigue limpiar el moho de las paredes de yeso, acabará por salir de nuevo, ya que no es capaz de penetrar el material y eliminar el moho que se aloja detrás.

Para limpiar el moho con lejía, prepara una palangana de agua con un chorro de lejía y aplícala sobre la zona con una bayeta o una esponja. Hazlo hasta que hayas retirado el moho por completo. No olvides usar guantes y ventilar bien la estancia, lo que facilitará que se seque la zona.

2. Vinagre blanco: no resulta tan efectivo como la lejía porque es menos agresivo, pero funciona con la mayoría de tipos de moho, tanto en paredes como en azulejos. Este remedio consisten en rociar la zona afectada por el moho con vinagre y dejarlo actuar durante al menos 3o minutos. Después hay que aclarar la zona con una bayeta húmeda con la que realizaremos varias pasadas. Por último, deja que la zona se seque al aire.

3. Amoniaco: eficaz en superficies de azulejo, vidrio o encimeras, Al igual que con el vinagre, se rocía sobre la mancha hasta empaparla y se deja actuar unas horas para después aclarar y dejar secar.

4. Bórax: es un fungicida natural, con lo que resulta efectivo contra el moho y además es menos tóxico que la lejía. Limpia con un trapo seco o con papel los restos más visibles de moho y aplica una mezcla de agua con un poco de bórax con ayuda de un cepillo. Cuando se haya quitado la mancha por completo, sécala con suaves toque de un trapo seco  deja ventilando la habitación. 

El bórax funciona muy bien en casi todo tipo de paredes.

5. Bicarbonato: es muy útil para hacer desaparecer el olor a humedad de las estancias en las que ha aparecido moho. Para limpiar una mancha, bastará una cucharadita en un vaso de agua. Se mezcla bien y se pulveriza la zona, para después frotar y enjuagar con agua. Si aún quedan restos será necesario volver  aplicar el remedio. Seca toda la zona con un trapo seco hasta que desaparezca humedad.

6. Agua oxigenada: sus propiedades antibacterianas actúan eficazmente contra el moho. Para que funcione debemos rociar la zona de la mancha con el agua oxigenada y dejar que actúe unos minutos. Después, con una esponja o trapo húmedo frotaremos a fondo la mancha. Por último, retiraremos todos los restos con un trapo limpio hasta que desaparezca cualquier resto de moho.

También te puede interesar: