Cuidamos de ti y de tu hogar

Trucos para evitar que una sartén de hierro se pegue

Escrito por Redacción | julio 14, 2016 | Hogar |
Trucos para evitar que una sartén se pegue

En toda cocina siempre hay alguna sartén cuya superficie se ha deteriorado bien por un uso indebido, bien por el paso del tiempo. El resultado de usarla suele ser el estropicio de nuestros platos debido a que los alimentos se pegan, se queman o se desmoronan. En el caso de las sartenes de teflón, si se ha desprendido parte de la capa antiadherente, te recomendamos que tires la sartén, ya que las partículas que desprende son tóxicas y no conviene que contaminen la comida. Sin embargo, si estamos hablado de una sartén de hierro, no la tires, ya que con este consejo puedes hacer que recupere sus cualidades.

Si quieres evitar que tu sartén de hierro se quede pegada a los alimentos que cocinas en ella deberás ponerla al fuego cubriendo toda su superficie de cocción con sal y esperar a que esta se tueste y cambie de color. Comprobarás que la sal va adquiriendo un color grisáceo, debido a que va arrastrando las impurezas que hacen que tu sartén de hierro se pegue. A continuación, con cuidado de no quemarte, mueve la sartén para desplazar la sal por toda la superficie favorecer así la absorción total de los restos que provocan que las comidas se peguen.

Retira entonces la sartén del calor y elimina con ayuda de un trapo o papel de cocina todos los restos de sal de la superficie, teniendo en cuenta que estarán a una gran temperatura. Limpia por último la sartén con un trapo seco y guárdala engrasada para favorecer su recuperación.

Además, te damos una serie de consejos para evitar que tus sartenes pierdan sus cualidades antiadherentes:

  • No utilices utensilios metálicos para manejar la comida porque rayan la superficie. En su lugar, elige herramientas de madera o nylon.
  • Emplea la cantidad necesaria de aceite para cocinar cada alimento, de forma que nunca se queden pegados o se quemen.
  • No pongas a calentar las sartenes sin haber echado el aceite antes. Si es un alimento que requiere cocina tipo plancha, engrasa la sartén antes con un papel.
  • Evita frotar las sartenes con estropajos que puedan dañar su superficie.
  • No almacenes sartenes de teflón unas encima de otras. Son muy sensibles ante cualquier mínimo roce.
  • Guarda las sartenes limpias sin restos de humedad.

¿Qué sartenes se pegan menos?

Cuando vayas a comprar una sartén te encontrarás con una variada oferta en cuanto a materiales y precios. Las sartenes más comunes y accesibles del mercado suelen ser las de teflón, cuya adherencia se mantiene intacta mientras no se raye, aunque no se recomienda cocinar a altas temperaturas ya que podría liberar sustancias tóxicas. Algo parecido pasa con las sartenes de aluminio.

Por su parte, las sartenes de cerámica resultan cómodas e inofensivas para la salud, pero su superficie se daña fácilmente al contacto con los instrumentos de cocina o en el lavaplatos.

Las sartenes que presentan mejores prestaciones son las de hierro fundido, que cuentan con una buena superficie antiadherente y presentan gran resistencia en la cocina. Para su mantenimiento es imprescindible secarlas bien y curarlas con aceite para que mantengan sus propiedades antiadherentes.

También te puede interesar: