Cuidamos de ti y de tu hogar

Trucos para aprovechar y conservar la comida

Escrito por Redacción | enero 02, 2014 | Hogar |
En qué reutilizar la comida que sobra

Al cocinar es bastante complicado calcular cantidades de comida para toda la familia, y, por ello, es habitual que sobre al final del almuerzo o la cena. Lo mismo ocurre con los ingredientes al preparar los platos, compramos de más y al terminar de cocinar no sabemos en qué utilizarlos antes de que se echen a perder. Estos alimentos tienden a terminar en la basura, lo que supone un desperdicio y una pérdida de dinero importante.

Por ello, en la guía «Aprovechemos los alimentos» -confeccionada por la Asociación Valencia de Consumidores y Usarios (Avacu)- proponen algunos trucos para conservar los productos de alimentación o para reutilizarlos.

Cómo reutilizar los alimentos

  • Cuando la fruta está demasiado madura, antes que tirarla se puede usar en zumos, batidos, macedonias, tartas o bizcochos.
  • Las carnes, a su vez, están deliciosas en croquetas, canelones y lasañas. O, si se prefiere, también salteada con verduras, pasteles y pudines.
  • Para el pescado que sobra tras hervirlo hay también un posible destino. Se puede incluir en ensaladas, y también en croquetas, pudines o en cazuelas de pescado con verduras. La cuestión es echar mano de la imaginación.

También es importante cuidar la correcta conservación de los alimentos.

Trucos para conservar la comida

  • Las cebollas y las patatas es mejor guardarlas por separado, puesto que las primeras estropean a las segundas cuando están en contacto.
  • La lechuga dura más tiempo si se guarda en el cajón de la nevera envuelta en papel de periódico.
  • En cuanto, a las magdalenas, lo ideal es introducirlas en una caja metálica junto a una manzana entera bien lavada y seca. Eso evitará que se resequen.
  • El pan de molde se conserva mejor en la nevera.

Tirar la comida supone un importante impacto económico, social y medioambiental, como recuerdan en esta guía. Estos consejos son útiles pero estos son algunas pautas para reducir la cantidad de comida que desperdiciamos.

Reducir los desperdicios

  1. Planea las comidas de toda la semana. Con una lista muy detallada de los productos que vas a necesitar evitas los olvidos y por lo tanto ir varias veces a hacer la compra.
  2. Revisa la despensa para evitar comprar aquello que ya tenemos e intenta siempre contar con productos básicos para improvisar en cualquier momento.
  3.  No compres con el estómago vacío porque nos lleva a impulsos y caprichos.
  4. Haz un presupuesto y respétalo. Hay que comparar precios y calidades dentro del mismo establecimiento y entre los distintos comercios.
  5. Comprueba el etiquetado, que debe indicar el nombre del producto, sus condiciones de tratamiento, los ingredientes, la cantidad neta, y la fecha de caducidad o de consumo preferente.
  6. Conserva la comida adecuadamente. Coloca los alimentos de forma que queden los recién comprados más al fondo y los que ya tenías delante, para consumirlos en ese orden.
  7. Una vez abiertos algunos alimentos, ten en cuenta que pasta, arroz, cereales, harina… se conservan mejor en recipientes herméticos, y leche, nata, zumos… en el frigorífico.
  8. En el frigorífico los alimentos deben estar a una temperatura entre 1 y 5ºC y en el congelador alrededor de -18ºC. En el frigorífico se guardan en recipientes cerrados o envasados al vacío, sin tocar la pared del fondo y dejando espacio entre ellos para que circule el aire. Cada alimento debe estar en su lugar:
    • Puerta: bebidas, mantequilla, mermeladas, salsa y huevos
    • Parte superior (los alimentos que requieren menos frío): congelados para descongelar, cocinados y embutidos en recipientes herméticos.
    • Parte central: yogures y lácteos
    • Parte inferior (los que requieren más frío): carnes, pescados… Los mejor es conservarlos en bolsas o recipientes independientes.
    • En cajones: frutas y verduras.
  9. Sirve pequeñas cantidades de comida. Es mejor repetir plato que sobre comida.
  10. La comida sobrante se guarda en recipientes adecuados. Etiqueta los productos con la fecha de congelación y el nombre del producto.