Cuidamos de ti y de tu hogar

Trucos para conservar frutas y verduras

Escrito por Redacción | enero 24, 2017 | Hogar |
Trucos para conservar frutas y verduras

Frutas y verduras han de conformar la base de una alimentación equilibrada y saludable, lo que implica tener siempre a mano en casa este tipo de alimentos. El problema muchas veces está en disponer de las piezas de fruta y verdura que necesitamos en un estado óptimo ya que es fácil encontrarse con vegetales que han perdido su frescura al ir a consumirlos. Esto nos obliga a acudir con frecuencia al mercado, tarea para la que no siempre tenemos tiempo. Sin embargo, podemos aplicar una serie de trucos a la hora de conservar frutas y verduras en casa para garantizar que prolongamos su frescura todo lo posible.

Aquí va una recopilación de estos trucos:

Guarda las verduras en la parte destinada a ello en el frigorífico para que cuenten con la temperatura y humedad adecuadas para su mejor conservación. Si quieres mantenerlas separadas y organizadas, introdúcelas en bolsas independientes y agujereadas para que no acumulen humedad. Este truco es válido para verduras como el apio, la alcachofa, las berenjenas, el brócoli, la col, el repollo, las espinacas, las judías verdes, el nabo, la rúcula o las zanahorias.

- Elimina las hojas de las hortalizas antes de meterlas en la nevera. Aprovecha también para limpiar la tierra y los desperdicios que puedan presentar.

- Lechuga: el truco para que se mantenga fresca por más tiempo en la nevera es evitar que acumule humedad. Para ello, podemos conservarla en un recipiente de plástico hermético introduciendo un puñado pequeño de garbanzos secos en su interior. El objetivo es que estos absorban el exceso de humedad y eviten que la lechuga se ponga mustia y fea.

- Patatas, cebollas y ajos no tienen por qué conservarse en el frigorífico. Basta con que estén en un lugar fresco y seco de la cocina. Cuando quieras guardar una cebolla empezada, envuélvela en film de plástico e introdúcela en la nevera.

- Mantén el sabor de tus tomates conservándolo fuera de la nevera (siempre que no haya demasiada temperatura), ya que dentro pierden sabor y se ponen blandos.

- Champiñones y setas han de guardarse en la nevera separados del restos de verduras. A ser posible, en un envase de cartón o una bolsa de plástico. Es importante no lavarlas hasta el momento en que las vayas a necesitar para que se mantengan frescas y no se echen a perder.

Separa las frutas: frutas como los plátanos, las peras y las manzanas desprenden etileno, que acelera el proceso de maduración del resto de la fruta, haciendo que se eche a perder antes de lo necesario.

- En general, las frutas se almacenan fuera de la nevera, a excepción de frutos rojos como las fresas o las frambuesas. Puedes conservar las uvas y las cerezas en la nevera dentro de una bolsa de plástico agujereada.

- Los aguacates, mejor fuera de la nevera, en un lugar fresco y seco. Si están verdes y te interesa acelerar el proceso de maduración, introdúcelos en una bolsa de papel.

- Si no vas a ser capaz de consumir determinadas frutas o verduras, lo mejor es que las laves, las seques bien las cortes y las prepares para congelarlas para que mantengan sus cualidades. Una buena opción es escaldarlas: se vierten en agua hirviendo durante unos segundos y después se dejan reposar en agua con hielo. Tras esto, se secan por completo antes de congelar.

También te puede interesar: