Cuidamos de ti y de tu hogar

Trucos para dejar relucientes las copas de cristal

Escrito por Redacción | febrero 14, 2015 | Hogar |
copas_cristal

Las copas de cristal son una de las piezas más delicadas de nuestro menaje en el hogar. No solo porque se pueden romper con mucha facilidad al manipularlas, sino porque dejan ver en su superficie cualquier tipo de mancha o rastro, por leve que sea.

En el lavavajillas no solo corremos el riesgo de que se nos rompan las copas por el traqueteo del lavado, sino que además es posible que el cristal más delicado (tallado) se raye de forma irreversible. Además, es frecuente encontrarnos con que las copas quedan con un aspecto opaco y rastros de agua al sacarlas del lavaplatos.

Sigue estos consejos para lucir unas copas impecables sobre tu mesa y mantenerlas como nuevas por mucho tiempo:

1. Si tus copas de cristal han estado algún tiempo guardadas y han adquirido un aspecto opaco, dales un repaso de la siguiente manera. Pon un cazo de agua en el fuego y cuando rompa a hervir pasa cada copa por encima y deja que el vapor de agua la impregne por dentro y por fuera. Inmediatamente, seca la copa y sácale brillo con un trapos suave seco, sujetándola por la base y haciendo movimientos repetitivos y enérgicos (ver vídeo).

2. Nunca dejes la bebida dentro, especialmente si contienen vino tinto, ya que dejará una coloración que te costará bastante eliminar. Cuando termines de usarlas, déjalas siempre a remojo.

3. Friégalas a mano, a ser posible, en un barreño de plástico, para evitar que se rompan con un golpe al lavarlas. La técnica ideal es la siguiente: enjuágalas con agua caliente y frótalas con una esponja suave y jabón lavavajillas. Acláralas con agua tibia y dales una última pasada con agua fría para conseguir más brillo.

4. Para secar las copas después de haberlas fregado a mano, ponlas a escurrir boca abajo sobre una bayeta o paño seco que absorba la humedad. De estas forma evitaremos que queden marcas de agua en el interior de la copa. Si es necesario, cuando estén totalmente secas, puedes sacar brillo con un paño de tela o microfibra. Lo ideal es secar las copas con un trapo de lito.

5. Si te has dejado vino en las copas y no sabes cómo quitarlo, lava las copas con una mezcla de agua tibia, jabón lavavajillas y vinagre blanco. Bastará con que impregnes cada copa con esta mezcla en un barreño y las dejes reposar unos minutos. Después, puedes secarlas directamente con un trapo de tela seco y limpio, o un papel suave. Conseguirás un brillo único.

6. Guardar en un armario o vitrina tus copas limpias te ayudará a evitar que vuelvan a acumular polvo rápidamente y estén listas para tu próxima comida o cena.

También te puede interesar: