Cuidamos de ti y de tu hogar

Trucos para eliminar manchas de óxido en el metal

Escrito por Redacción | enero 24, 2015 | Hogar |
Trucos para eliminar manchas de óxido en el metal

Es muy frecuente que los utensilios y herramientas metálicas que utilizamos en casa en el día a día acaben por presentar manchas de óxido en alguna zona. Hablamos de pequeños utensilios como tijeras, pinzas o cubiertos que, debido a diferentes causas, empiezan a estar oxidadas por el contacto con la sal, el exceso de humedad o una exposición inadecuada a la intemperie.

Por pequeñas que sean estas manchas, estropean el aspecto de nuestros utensilios y los convierten en peligrosos ante cualquier corte o pinchazo. Por eso, ante cualquier mínima mancha de óxido en el metal, conviene retirarla de inmediato con alguno de los trucos más efectivos:

1. Prueba a frotar las manchas de óxido en el metal con media cebolla impregnada de sal. Solo tienes que cortar la cebolla por la mitad (o un cuarto y restregar la parte cortada sobre un plato con sal, para después frotar la mancha. Es uno de los remedios más famosos contra el óxido.

2. El vinagre blanco o de manzana suele ser otro ingrediente eficaz contra el óxido del metal por la acción del ácido acético. Por eso es muy usado a la hora de restaurar herramientas de bricolaje y jardinería, por ejemplo. Simplemente será necesario dejar el utensilio a remojo en vinagre blanco si la oxidación es generalizada, o verter un chorrito sobre la zona afectada y dejar que actúe un día entero.

3. Limón y sal: prepara una cantidad suficiente de sal como para cubrir la zona afectada y mézclala bien con zumo de limón hasta que quede bien empapada. Aplica la mezcla sobre el óxido y déjala actuar unas horas para después frotarlo todo con ayuda de la cáscara del limón. También puedes sumergir la pieza oxidada en zumo de limón y dejarlo actuar 24 horas. El ácido cítrico disolverá el óxido casi en su totalidad.

4. También puedes eliminar manchas de óxido con ayuda del bicarbonato sódico, elaborando una mezcla pastosa con agua. Aplica la pasta sobre la zona manchada y déjala actuar unos minutos para después frotar con un cepillo o un estropajo suave.

5. Elabora una mezcla de amoniaco y alcohol y sumerge la pieza oxidada durante unas 12 horas. Después, frota la mancha con un estropajo o un cepillo para eliminar los restos de óxido de metal.

Para evitar el óxido en tus cubiertos y utensilios, general debes tomar la precaución de almacenarlos en un lugar seco, eliminar toda la humedad que quede después de lavarlos y o dejarlos a la intemperie.

También te puede interesar: