Cuidamos de ti y de tu hogar

Trucos para limpiar los rincones difíciles de la casa

Escrito por Redacción | diciembre 01, 2016 | Hogar |
Trucos para limpiar los rincones difíciles de la casa

Las tareas de limpieza nunca parecen tener fin en el hogar, porque, aunque creamos que hemos repasado todas las superficies, siempre quedan rincones y huecos de difícil acceso que fácilmente olvidamos. Polvo, pelusas, restos de fibras, telarañas e insectos muertos se acumulan en zonas a las que no conseguimos llegar con facilidad y cuya limpieza requiere cierto ingenio.

Aquí recopilamos varios ejemplos de rincones difíciles que podemos limpiar aplicando algunos sencillos trucos:

- Marcos de las ventanas: ¿te has fijado en si los raíles de tus ventanas acumulan suciedad por dentro? Si no recuerdas haberlos limpiado, la respuesta será, sin duda, sí. Usa el tubo del aspirador para alcanzar estos rincones difíciles de las ventanas y evitar que acumulen polvo y pelusas que luego entren en casa.

- Rejas de las ventanas: ¿te afanas en dejar impolutos los cristales de las ventanas, pero la suciedad se acumula en las rejas de tus ventanas? Es algo más frecuente de lo que crees en los hogares, ya que su dificultad de acceso las convierte en una superficie muy incómoda de limpiar. Para conseguirlo, te proponemos utilizar las pinzas que empleamos en la cocina para dar la vuelta a los alimentos. Coloca con ayuda de unas gomas una bayeta en cada extremo de la pinza y conseguirás limpiar cada barrote por ambas caras de una sola pasada. El mismo truco te servirá para dejar impecables las persianas venecianas.

- Teclado del ordenador: con solo girar tu teclado y agitarlo levemente comprobarás la cantidad de suciedad que puede llegar a acumular. Restos de comida, polvo, tejidos, etc. se acumulan en los teclados de cualquier ordenador, que se convierten en uno de los rincones difíciles del hogar (o de la oficina). Además de girarlos para eliminar la mayor cantidad de suciedad posible y pasar el aspirador, puedes utilizar el truco del celo. Pasas unas tiras de celo entre las teclas para atrapar la suciedad más difícil y, si tienes opción, sácala con ayuda de un spray de aire especial.

- Pantallas de las lámparas: decoran nuestro hogar, pero, con el paso del tiempo, se convierte en uno de esos rincones difíciles que acumulan polvo sin remedio. Para evitarlo, te sugerimos que uses un rodillo atrapa pelusas, de los que se utilizan para repasar la ropa y eliminar pelos, polvo y suciedad adherida.

- Rejilla del aire acondicionado: estos aparatos necesitan estar muy limpios para proporcionar un ambiente seguro y confortable. Si limpiar sus rejillas se te hace cuesta arriba, puedes emplea un cuchillo con filo redondo para introducir la bayeta húmeda por cada ranura y arrastrar la suciedad.

- Rieles de la ducha: es un caso similar al de los marcos de las ventanas, pero que suele acumular suciedad incrustada debido a la presencia de humedad y jabones. Utiliza un producto de limpieza desincrustante (o si lo prefieres, elabora una mezcla casera de zumo de limón o vinagre con bicarbonato) y déjalo reposar unos minutos hasta que la suciedad se ablande. Después, frota los rieles con un cepillo de dientes y aclara con agua templada para dejar la superficie perfecta.

También te puede interesar: