Cuidamos de ti y de tu hogar

Trucos para llevar una vida ecológica sin arruinarte

Escrito por Redacción | junio 28, 2018 | Hogar |
Trucos para llevar una vida ecológica sin arruinarte

Nuestra calidad de vida dependerá del tipo de estilo de vida que decidamos elegir. De los productos que elijamos comprar en los lugares donde decidimos vivir. Si crecimos en un hogar donde no había consciencia de la salud y el cuidado de la tierra, la transición será nuestra elección para desarrollar hábitos más seguros y de menor impacto. Vivir de manera ecológica puede parecer un sacrifico, pero traerá una gran beneficio con un bajo costo. ¿Quieres llevar una vida ecológica sin arruinarte? Te ayudamos a superar el reto.

En un estilo de vida ecológico las personas suponen que los alimentos orgánicos saben peor o son más sosos que sus sustitutos procesados o convencionales, simplemente porque son saludables. Y aunque crear un nuevo hábito puede tomar tiempo, la buena noticia es que hacer cambios hacia un estilo de vida verde puede ser tan simple como tu mismo decidas que sea. A continuación te presentamos algunos consejos para una vida ecológica sin necesidad de gastar una fortuna:

1. No todo tiene que salir del supermercado

Quizás eres de los que piensa que el olor de pino sintético o amoníaco es sinónimo de limpio. La mayoría de los productos de limpieza comerciales son bastante costosos. Por unas cuantas monedas menos puedes crear tus propios productos de limpieza y obtener los mismos resultados. Lo más importante es que no dejarán residuos y te harán sentir bien haciendo algo grandioso para tu hogar y para tu salud. Puedes hacer algo más que productos de limpieza: es posible elaborar excelentes productos de cuidado personal y hasta bricolaje reciclando algunos de tus artículos favoritos de diseño para el hogar.

2. De vez en cuando puedes omitir el coche

Aunque los automóviles son imprescindibles hoy en día, no siempre son necesarios. De vez en cuando es bueno elegir caminar o andar en bicicleta, así podrás realizar los 30 minutos de actividad física recomendados por día. Además, siempre es más recomendable usar los transportes públicos para ir al trabajo o realizar tus quehaceres diarios.

Como resultado tendrás un corazón más saludable y habrá menos contaminación del aire. Estos son efectos bastante importantes como consecuencia de una simple decisión. Una decisión bastante ahorrativa si ya posees una bicicleta, porque caminar no cuesta nada. Si deseas ahorrar más emisiones de gas, valdrá la pena considerar comprar un vehículo eléctrico. Si se trata de ayudar a mejorar nuestra calidad de vida en general, es tiempo de abordar el cambio.

3. Desarrolla el hábito del reciclaje

Reciclar no se trata solamente de plástico y papel. Aunque esas son cosas importantes, el reciclaje va mucho más allá. Usa botes de basura de bajo costo para colocar contenedores si requieres un sistema de clasificación.
Puedes ahorrar aluminio y otros metales para llevarlos a un centro local de chatarra y obtener un dinero adicional. Aunque se necesita bastante para lograr algo sustancial, cualquier cantidad será bien recibida.
Otra gran manera de reciclar es a través del compostaje. Consiste en usar restos de comida para crear nutrientes de calidad para tu jardín. Se puede comprar un compostador de calidad a un precio muy bajo o puedes hacer uno propio con palets gratis. Así podrás ahorrar dinero cada mes, aligerando tus desechos semanales o mensuales.

4. Cultiva verduras en casa

Aunque no lo creas hay maneras de ahorrar consumiendo alimentos orgánicos. Cultivar en casa es la mejor forma de ahorrar dinero y respetar el medio ambiente. Incluso puedes reducir el estrés practicando la jardinería. Generalmente, las semillas son económicas y es posible que puedas cosechar las tuyas para el año siguiente. Comienza por lo más fácil de cultivar, y ve aprendiendo sobre la marcha. La jardinería se puede hacer con muy poco presupuesto, aunque requiere de cierto esfuerzo y dedicación.

5. Comida casera

La cadena de suministro agota enormemente los recursos de la tierra y el resultado es un producto alimenticio sobreprocesado que es costoso y proporciona poco valor nutricional. Puedes elegir opciones más orgánicas y darle valor con los métodos de preparación. Trabaja para eliminar el plástico de tu cocina, especialmente si puede entrar en contacto con alimentos calientes y opta por el acero inoxidable, el bambú o la madera. Omite los recubrimientos antiadherentes, ya que se han relacionado con diferentes problemas de salud. Con un poco de práctica, podrás cocinar cualquier cosa en acero inoxidable o hierro fundido.

También te puede interesar: