Cuidamos de ti y de tu hogar

Trucos para mantener el baño limpio

Escrito por Redacción | noviembre 22, 2016 | Hogar |
Trucos para mantener el baño limpio

El baño es uno de los rincones de la casa cuya limpieza más nos debe preocupar. Es, junto con la cocina, una estancia de uso continuo y normalmente compartido que requiere estar en buenas condiciones para garantizar la higiene necesaria para la correcta convivencia. Asimismo, con el uso constante por parte de diferentes miembros de la casa, es muy fácil que el baño quede descuidado tras los primeros usos después de la limpieza. Restos de pasta de dientes, jabón en la bañera, salpicaduras en el espejo y los lavabos, etc.

Con el fin de rentabilizar cada limpieza a fondo del baño, te proponemos una serie de trucos para aplicar en el día a día y disfrutar así de un espacio limpio y ordenado entre limpieza y limpieza.

El truco de la escobilla: una buena idea es verter en el recipiente en el que se apoya la escobilla del váter un poco de producto desinfectante o un simple limpiador de inodoros. De esta manera, cada vez que algún miembro de la casa haga uso de esta herramienta, dará a su vez un pequeño repaso al interior del inodoro, enjabonándolo y dejado un aroma a limpio.

Un trapo para el espejo: ten a mano siempre en el baño un trapo de microfibra para repasar el espejo en caso de que alguien lo salpique al usar el lavabo. Si actúas rápidamente con las salpicaduras, se eliminarán en un par de pasadas y el espejo quedará como nuevo. Así evitaremos la la mala apariencia que da un espejo lleno de salpicaduras en el baño.

Contenedores y organizadores: el desorden también provoca la sensación de un baño poco higiénico. Aprovecha armarios, cajones, organizadores y contenedores para colocar los productos que sueles usar a diario, para evitar dejarlos en medio.

Fregona a mano: un poco de agua en el suelo del baño puede dar lugar a  mucha suciedad con el trasiego de los habitantes de la casa. Ten a mano una fregona (aunque sea específicamente para el baño) para solucionar en el momento posibles fugas de la ducha o bañera o eventuales salpicaduras de los lavabos.

Toallas de papel: junto con el trapo para el espejo, conviene guardar un rollo de papel de hogar o absorbente para repasar los lavabos de vez en cuando, si detectas que se acumula cualquier tipo de resto. Puedes hacerlo con ayuda de un limpiador multiusos o una solución casera de agua y bicarbonato sódico. De esta manera, podrás dejar lavabos y grifos relucientes y prolongar el buen aspecto del baño.

Ventilación: mantén la ventana abierta sobre todo cuando se acumule humedad tras las duchas para evitar malos olores. Si dispones de uno, haz uso del extractor de aire.

Ambientador: además, te recomendamos que perfumes el baño de forma natural con alguno de estos ambientadores caseros para aromatizar el baño. Recuerda que, la sensación de limpieza, además de por la vista, se percibe por el olfato.

También te puede interesar: