Cuidamos de ti y de tu hogar

Trucos para refrigerar la casa en verano

Escrito por Redacción | julio 22, 2014 | Hogar |
refrigerar_casa

Nuestro hogar puede convertirse en uno de los mejores lugares para combatir las altas temperaturas en las horas en las que el calor aprieta. Pero para ello debemos saber cómo refrigerar las estancias correctamente sin que suponga un derroche de energía a través del aire acondicionado.

Sigue estos consejos para conseguir mantener la mínima temperatura dentro de casa en los días de más calor del verano:

  • Cierra persianas y despliega toldos cuando el sol incida directamente. Evitarás que suba la temperatura de la estancia en las horas de sol. Además, mantén las ventanas de toda la casa cerradas hasta que el aire sea más refrescante en el exterior. A veces, aun cuando el sol ha caído, el aire que entra por las ventanas es más caliente que el del interior de la casa.
  • Pon fundas de algodón a los sofás o cambia las de invierno por unas más ligeras. Conseguirás reducir la sensación de abrigo que pueda dar la tapicería del sofá.
  • Coloca ventiladores en las habitaciones de más tránsito para favorecer las corrientes de aire. Si lo deseas, puedes aumentar la sensación de frescor colocando recipientes con cubitos de hielo delante de los ventiladores.
  • Cuando anochezca por completo, abre todas las ventanas y busca crear corrientes de aire que ventilen todas las estancias de la casa.
  • Elimina los cortinones de las habitaciones y deja solo visillos para refrescar el ambiente y permitir que el aire corra con mayor fluidez.
  • Elimina colchas y alfombras de todas las habitaciones para favorecer una apariencia más refrescante.
  • Pon en marcha los grandes electrodomésticos por la noche. Cuando funcionan, emiten mucho calor y pueden aumentar la temperatura de una estancia con gran rapidez.
  • Evita cocinar con calor, sobre todo a la hora de comer, y opta por ensaladas y platos fríos. Si no te queda más remedio que cocinar, mantén la puerta cerrada para aislar el resto de la casa.
  • Si tienes jardín, riégalo por la noche, en el momento en el que vayas a ventilar toda la casa. Multiplicarás la sensación de frescor.
  • Finalmente, puedes poner el aire acondicionado si la habitación en la que vas a estar (dormitorio, salón, comedor, etc.) mantiene todavía un ambiente caluroso. Para aprovechar al máximo su rendimiento, cierra puertas y ventanas de la estancia aun cuando lo hayas apagado.

También te puede interesar: