Cuidamos de ti y de tu hogar

Ocho cremas y sopas frías como alternativas al gazpacho

Escrito por Redacción | mayo 25, 2017 | Recetas, Salud |
sopa fría ok

En primavera y verano nuestro cuerpo requiere un cambio en la dieta y apetece el consumo de zumos, batidos y platos fresquitos. El gazpacho y el salmorejo son los dos entrantes más socorridos y que no suelen faltar varias veces a la semana en las mesas españolas. Pero existe una amplísima variedad de cremas y sopas frías que además de buenísimas son súper sanas e ideales para comenzar una comida o cena y no caer en la monotonía. En este post vamos a daros las pautas básicas para elaborar seis cremas o sopas perfectas para consumir frías cuando apriete el calor.

1. Salmorejo de cerezas o picotas: a esta receta se le puede incorporar también remolacha, que refuerza la intensidad del color. Solo es necesario sumar estos ingredientes a la receta tradicional, con tomates, medio diente de ajo y -si se desea- medio pepino. La clave está en que las picotas o cerezas estén bien rojas y maduras, para contrarrestar la acidez del tomate. Por supuesto, que no falte el aceite de oliva virgen extra y sal al gusto. Y su guarnición tradicional: huevo duro y taquitos de jamón bien picados.

2. Gazpacho de sandía con albahaca: al igual que con el salmorejo de cerezas, no es necesario variar demasiado la receta tradicional. Prescindimos del pimiento, pero mantenemos la cebolla, el pepino, medio diente de ajo, y por supuesto los tomates rojos. A estos ingredientes le incorporamos sandía limpia, sin corteza ni pepitas, y un par de ramitas de albahaca. Aceite, vinagre, sal y a la batidora.

3. Sopa de melón con jamón: aquí se trata de transformar uno de nuestros aperitivos más tradicionales en una sopa fría para comenzar una comida. Los ingredientes son melón, aceite de oliva, pimienta negra, sal y, de forma opcional, nata líquida o leche especial para cocinar. El jamón se puede incorporar como guarnición en taquitos o bien darle un golpe de microondas y servirlo como un barquillo crujiente.

4. Ajoblanco de manzana: a la receta tradicional con almendras, ajo, migas de pan, aceite de oliva virgen extra y sal le podemos sumar, para innovar un poco su sabor, trozos de manzana madura y, como guarnición en la presentación final, una fruta muy propia del verano: uvas troceadas. Puedes ver nuestra receta de ‘Ajoblanco con huevas de maruca’, aquí.

5. Vichysoisse clásica: otra receta sencillísima, que puedes elaborar con una verdura ‘complicada’ y que casi nunca gusta a los niños, los puerros. Combinados con patatas, una cebolla, leche entera, caldo vegetal casero, nata, un poquito de mantequilla, y perejil, logramos una crema deliciosa. Si queremos restarle calorías, podemos prescindir de la nata y la mantequilla y sustituir la leche entera por desnatada.

6. Crema de remolacha: utilizando la misma base de patatas, cebolla, nata o leche y caldo vegetal de la vichysoisse, incorporamos tres o cuatro remolachas de las que se venden envasadas, sal y pimienta. Como guarnición para completar el plato, podemos incorporar huevo duro o perejil picado, taquitos de queso curado, etc. Nos saldrá una crema de un color súper atractivo y vistoso, con el que podemos sorprender para iniciar una comida muy colorida. Esta misma receta puede servirnos también con calabaza, calabacines… cremas que habitualmente consumimos calientes, pero que también están riquísimas frías.

7. Crema de aguacate con lima: el aguacate tiene un sabor bastante neutro y admite perfectamente compañeros como la lima o el limón, el cilantro, la manzana, los calabacines… Con estos mimbres, aceite de oliva y sal, nos puede salir una crema muy potente y saciante. Por eso aconsejamos rebajar con caldo de verdura para que no nos salga tan espeso.

8. Sopa de pepino y yogur: ¿nos escapamos a las islas griegas? Es lo que podrían pensar en nuestra casa con este primer plato a base de pepinos, yogur natural sin azúcar, sal, aceite y vinagre o limón. Y si tenemos yerbabuena o menta a mano, también le va fenomenal como ingrediente -pero solo una pizca- y para decorar en la presentación.

Ahora nuestra recomendación es que con estas ideas te atrevas a innovar y a sacarle partido a tu imaginación en la cocina para crear tus propias recetas. ¿Te animas?

También te puede interesar: