Cuidamos de ti y de tu hogar

8 mitos de la menopausia que tienes que dejar de creer

Escrito por Redacción | agosto 14, 2018 | Salud |
8 mitos de la menopausia que tienes que dejar de creer

Si hay una verdad absoluta es que no hay dos mujeres iguales, y ninguna mujer experimentará la menopausia de la misma manera. Curiosamente las mujeres tienden a caer en dos polos: un grupo está esperando la menopausia porque están cansadas ​​de tener el período. El segundo grupo teme sufrir en esta etapa; estas mismas mujeres suelen temer al proceso de la menopausia por la aparición de síntomas de envejecimiento prematuro.

En realidad, la duración de la menopausia se experimenta de manera diferente por parte de cada mujer, y ciertamente no necesita ser algo malo o aterrador. De hecho, la menopausia puede ser un momento de liberación y una oportunidad para gozar de salud y felicidad. Así que veamos qué es verdad, qué es ficción y descubramos formas de encararlo felizmente.

MITO 1. La menopausia solo ocurre a los 50 años

No existe edad para la menopausia. Inicia cuando la función ovárica comienza a disminuir. La edad promedio de la menopausia es aproximadamente a los 51. Sin embargo, muchas mujeres experimentan síntomas iniciales de menopausia a los 40 años, mientras que otras lo superan a los 50 años. A menudo, puedes medir cuándo puedes pasar por la menopausia de acuerdo con tu madre o abuela, ya que parece ser hereditaria. La menopausia es oficial cuando los períodos cesan durante un año. La menopausia temprana puede ocurrir debido al tabaquismo, la quimioterapia, la radioterapia o la extirpación quirúrgica de los ovarios.

MITO 2. No dura mucho

En realidad, puede pasar bastante tiempo hasta que concluya. De hecho, la transición puede llevar años, y durante este tiempo los períodos aparecen y desaparecen en intervalos irregulares, y su consistencia es muy variada.

Durante este tiempo de transición, la función de los ovarios oscila, lo que lleva a fluctuaciones en los niveles de hormonas sexuales o el estrógeno y la progesterona. Es esta inestabilidad de la hormona que conduce a la variabilidad de los períodos. Lo que genera que la menopausia tenga síntomas como sofocos, sudores nocturnos, sequedad vaginal, irritabilidad y cambios de humor. En otras palabras, puedes experimentar síntomas de premenopausia durante muchos años antes de que tu período se detenga definitivamente.

MITO 3. Todos los sofocos son iguales

Aunque del 70 al 75% de las mujeres tienen sofocos y sudores nocturnos, el resto no. Dentro de este rango de mujeres que experimentan bochornos, algunas experimentan agitaciones extremadamente intensas, mientras que otras experimentan solo síntomas menores.

Algunas mujeres experimentan estos síntomas desde 11 años antes de su último período hasta poco después de la menopausia, mientras que otras son de inicio tardío porque experimentan los síntomas al final, cerca del tiempo de su último período.

Existen varios factores como la raza, el peso, los hábitos de salud y la educación que desempeñaron un papel en estos patrones. Por ejemplo, el consumo excesivo de alcohol se asocia con experimentar síntomas negativos durante más tiempo, mientras que la obesidad, la depresión y la ansiedad se asocian con una aparición más temprana de los síntomas.

MITO 4. Los únicos síntomas son los bochornos

Durante el período de transición y en la menopausia, se puede experimentar:

- Problemas para dormir

- Cambios de humor

- Falta de energía

- Sequedad vaginal

- Hinchazón

- Sensibilidad mamaria

- Dolor en las articulaciones

- Irritabilidad

Un estudio reciente mostró que las mujeres con artritis reumatoide sufren una mayor disminución en el funcionamiento físico con la menopausia. De manera similar a los bochornos, estos síntomas pueden verse influídos por los factores del estilo de vida, el peso, el tabaquismo, el consumo de alcohol, la educación y el nivel socioeconómico.

MITO 5. El reemplazo hormonal, la única terapia

Aunque la terapia de reemplazo hormonal puede ayudar a aliviar algunos de los síntomas de la menopausia, existen otras maneras de reducir la frecuencia y la intensidad de los síntomas. El ejercicio regular puede controlar los sofocos, mejorar el estado de ánimo y el sueño, controlar el peso y disminuir la fatiga.

Otras formas de reducir los síntomas incluyen abordar los factores que se han asociado con el empeoramiento de los síntomas, como la obesidad, la depresión y la ansiedad, el consumo de alcohol, una dieta deficiente y el tabaquismo. Las técnicas de reducción de estrés, una dieta basada en plantas y una mayor ingesta de fitoestrógenos, más ejercicio, menos alcohol y trabajar con un terapeuta son, por lo tanto, algunas modalidades que pueden utilizarse para sentirse mejor.

MITO 6. Se irá el deseo sexual

Es cierto que la disminución de las hormonas sexuales puede causar un cambio en la libido, pero parece que en realidad no se debe a la fluctuación hormonal. Por el contrario, es más probable debido a la mentalidad de depresión e irritabilidad, los niveles de energía y los factores de estilo de vida como estar ocupado y estresado.

Si disfrutaste del sexo antes de la menopausia, es probable que continúes disfrutándolo. El único inconveniente puede ser la sequedad vaginal que puede ocurrir con la caída de los niveles de estrógeno, lo que puede provocar relaciones sexuales dolorosas. En este caso, pequeñas dosis de cremas y lubricantes de estrógeno pueden solucionar el problema.

MITO 7. Ganarás peso

Cada vez que las hormonas fluctúan en tu cuerpo, tu metabolismo puede verse afectado, y esto significa que si se desacelera, es posible aumentar de peso. Una vez dicho esto, no hay evidencia de que la menopausia produzca un aumento de peso aunque los investigadores han descubierto que debido a la disminución de los niveles de estrógeno, el almacenamiento de grasa puede cambiar desde las caderas y los muslos hasta el abdómen, lo que hace que muchas mujeres ganen más grasa abdominal.

Con la combinación de cambios de grasa y un metabolismo lento, junto con un estilo de vida sedentario, la propensión a subir de peso puede aumentar. Sin embargo, si comes saludablemente y haces ejercicio regularmente, alrededor de 30 minutos al día de actividad aeróbica moderada cinco veces a la semana y algo de entrenamiento con pesas, el aumento de peso no solo se evitará, sino que la masa muscular y la salud ósea mejorarán.

MITO 8. Nadie se salva

Esta declaración realmente no es verdad. Aunque algunas mujeres experimentan una inmensa variedad de síntomas, muchas mujeres experimentan cambios muy leves. Lo que sí sabemos es que las mujeres que tienden a cuidarse a sí mismas mejor, hacen ejercicio, comen saludablemente, mantienen una actitud positiva, meditan, socializan, etc., mejoran mucho, navegando a través de la menopausia felices y sin esfuerzo.

También te puede interesar: