Cuidamos de ti y de tu hogar

Alimentos que dan calor en verano

Escrito por Redacción | agosto 01, 2014 | Salud |
Alimentos que dan calor en verano

A la hora de combatir el calor en verano todo cuenta. La ropa, la ventilación, la actividad física, la protección solar, la hidratación, pero también la alimentación. Porque una comida pesada puede hacer insoportable una jornada de altas temperaturas. Y no solo eso. Hay alimentos que tienden a aumentar la temperatura corporal porque hacen más pesadas nuestras digestiones.

VER TAMBIÉN: Diez consejos para soportar el calor

En general, los alimentos crudos favorecen la refrigeración de nuestro cuerpo, mientras que los cocinados y guisos tienden a aumentar la temperatura en nuestro organismo. Dentro de las formas de cocinar los alimentos sería el hervido el que menos calor concentra en nuestro cuerpo, seguido de la plancha, el horno y la fritura, que es la forma que más calorías aporta. Los alimentos cocinados al vapor o en ensalada serían los preparados más refrescantes y, por tanto, recomendados para consumir en los días de más calor.

Por tanto, en los días más calurosos deberíamos abstenernos de comer cocidos o guisos de lentejas, garbanzos, alubias, tanto si son con carnes como pescados. Asimismo, no es recomendable optar por horneados como lasañas, gratinados o preparados de hojaldre. También es conveniente evitar los rebozados en general y las frituras, por su elevado aporte calórico. Tampoco son recomendables las comidas con salsas espesas elaboradas con nata o yogur.

Pero, además de la forma de preparación, debemos saber que hay muchos alimentos e ingredientes que favorecen el calentamiento de nuestro cuerpo al incluirlos en nuestras comidas de verano. Hablamos de alimentos como el ajo y la cebolla crudos, las legumbres, la coliflor o el brécol, las carnes rojas, el cerdo, el cordero y el pollo (en menor proporción), la mantequilla, el queso, chocolates, tartas y postres y, sobre todo, el alcohol. Por muy refrescante que nos parezcan inicialmente, las bebidas con alcohol no hacen más que aumentar nuestra temperatura corporal.

Al margen del tipo de alimentos, tampoco son recomendables las comidas copiosas en días de mucho calor. Lo ideal es reducir el número de platos a uno, lo más completo posible, acompañado de agua fresca y una pieza de fruta, para garantizar una digestión ligera que nos permita seguir con nuestra jornada sin grandes dificultades.

También te puede interesar: