Cuidamos de ti y de tu hogar

Alimentos que te ayudan a combatir el frío sin engordar

Escrito por Redacción | febrero 22, 2015 | Salud |
Alimentos que te ayudan a combatir el frío sin engordar

Durante el invierno, el frío provoca que nuestro cuerpo demande más alimentos calientes y energéticos que ayudan a mantener la temperatura corporal constante, aumentan nuestras defensas y son una valiosa herramienta para combatir los resfriados. Así lo afirma Rubén Bravo, portavoz del Instituto Médico Europeo de la Obesidad (IMEO).

Pese a ello, según los expertos no se da un gasto calórico importante, porque contrarrestamos las bajas temperaturas pasando menos tiempo fuera de casa, usando buenas prendas de abrigo y haciendo buen uso de la calefacción. Por ello, aunque resulte muy aconsejable consumir platos de puchero y potajes hipercalóricos, si no tomamos precauciones, corremos cierto riesgo descuidar la línea.

Por esta razón, los especialistas en nutrición del IMEO nos ofrecen consejos prácticos para consumir alimentos que nos ayuden a entrar en calor, sin descuidar nuestra figura:

1. Añade a las sopas y purés abundante cantidad de vegetales y hortalizas. Los caldos nos hidratan y ayudan al organismo a mantener la temperatura corporal adecuada, sin elevar demasiado el aporte calórico. Los ingredientes ideales para combatir el frío son: cebolla, ajo, jengibre, alcachofas, acelgas, espárragos, espinacas, zanahoria, lentejas, arroz, puerro, apio, calabacín, calabaza, berenjena, entre otros. En concreto, la sopa Juliana y el caldo de verduras son la opción menos calórica.

Como contrapartida, se desaconseja “potenciar el sabor” del plato añadiendo patatas, pastillas colorantes, quesos o nata, porque aportan calorías extras.

2. Consume a diario cebolla, ajo y jengibre para reforzar tus defensas. Sus efectos antibióticos, antioxidantes y antiinflamatorios los convierten gran aliado contra los resfriados.

3. Utiliza especias como el comino, tomillo y pimienta, con reconocidas propiedades antigripales. La pimienta de cayena, usada en sopas y guisos, por ejemplo, aumenta ligeramente el metabolismo, estimulando el uso de las grasas como fuente de energía.

4. Prioriza en comidas y cenas las grasas saludables y omega-3, que se encuentran sobre todo en el pescado azul (sardinas, lubina, besugo).

5. Consume la cantidad adecuada de legumbres e hidratos de carbono. Aunque nos suministran energía de forma rápida y son indispensables para una alimentación equilibrada, es desaconsejable consumirlas en cantidades excesivas. Para cuidar la línea, las legumbres (lentejas, guisantes, garbanzos, judías) hay que consumirlas un par de veces por semana. Por su parte, el consumo de hidratos de carbono como plato principal (pasta, patatas, arroz o cereales), se aconseja una vez a la semana o si es como guarnición, un poco a diario. 

6. Las proteínas, presentes en carne, pescado, huevos y lácteos deben constituir un 20% de las calorías diarias. En invierno son ideales porque ayudan a fortalecer el sistema inmunitario.

7. Café o té por la mañana e infusiones por la tarde. Además de hidratarnos y hacernos entrar en calor, pueden relajarnos (menta-poleo, pasionaria, valeriana o lúpulo), activar el metabolismo y contribuir a la pérdida de peso (te verde, rojo, rooibos) o mejorar la digestión (infusiones con manzanilla, hinojo o comino). Además, ayudan a combatir los resfriados, alivian el dolor de garganta y la congestión nasal.

8. Aumentar el consumo de fruta en invierno, sobre todo de cítricos y variedades de temporada con altas dosis de vitamina C. Son el remedio natural por excelencia para prevenir los resfriados y reducir sus síntomas.

VER TAMBIÉN: ¿Qué alimentos contienen más vitamina C?

9. Alimentos “ansiolíticos” naturales como el chocolate negro o las semillas de griffonia mejorarán nuestro ánimo en los días de invierno más grises sin que descuidemos nuestra dieta.

VER TAMBIÉN: Diez alimentos saludables que dan felicidad

10. Hacer deporte en el exterior. Realizar ejercicio aeróbico al aire libre y en un ambiente frío permite quemar más calorías que en un gimnasio. Pero conviene que tomar medidas para no coger algún resfriado, como utilizar ropa para absorber la humedad, proteger debidamente los vías respiratorias y no dejar que el sudor se enfríe.

También te puede interesar: