Cuidamos de ti y de tu hogar

Beneficios de practicar yoga y pilates durante el embarazo

Escrito por Redacción | diciembre 12, 2016 | Salud |
Beneficios de practicar yoga y pilates durante el embarazo

Una de las preocupaciones más comunes entre las mujeres embarazadas es la de mantener su forma física en lo posible durante los meses de gestación. Tan importante es no realizar excesos como mantener una actividad física moderada que garantice que el cuerpo responderá adecuadamente cuando sea necesario.

Tradicionalmente, andar o hacer natación han sido considerados los deportes más adecuados para la mujer durante el embarazo, ya que suponen una actividad física suficiente sin ningún riesgo para la gestación. Pero, ¿y si además de mantenerse en forma, la embarazada pudiera prevenir dolencias y molestias derivadas del embarazo?

Por sus características, el yoga y el pilates se postulan como disciplinas ideales para realizar antes, durante y después del embarazo sin riesgo alguno para el feto o la madre. Ambos ejercicios proporcionan beneficios tanto durante el período de gestación como de cara al parto y la recuperación posparto. Para practicar tanto una como otra disciplina es conveniente acudir a monitores especializados en embarazo y recibir previamente la autorización correspondiente por parte del ginecólogo.

Pilates en el embarazo

Durante los meses de gestación, la disciplina debe adaptarse a las diferentes fases, con ejercicios que permiten estabilizar, la zona abdominal, lumbar y pélvica (que tanto se modifica durante la maternidad), así como conseguir un óptimo grado de tonificación y flexibilidad muscular. Todo ello, con ejercicios suaves guiados por la respiración y la concentración.

Aunque el método pilates incide más en la musculatura del suelo pélvico durante el embarazo, también se fortalecen los músculos de piernas, brazos y espalda. Sobre todo de cara al tercer trimestre, en el método pilates toman protagonismo los ejercicios que implican aquellas partes que se verán más involucradas en el parto, como la pelvis o las caderas.

Beneficios de practicar pilates en el embarazo:

- Previene los problemas de varices con la activación de la circulación y el retorno venoso.

- Previene los problemas de espalda derivados de la lordosis propia del embarazo o los episodios de ciática.

- Fortalece el abdomen y favorece una postura correcta de hombros, escápulas y espalda baja.

- Mejora la flexibilidad y el equilibrio que suelen quedar muy afectados durante la gestación.

- Previene lesiones de brazos y piernas al fortalecer las articulaciones y la musculatura.

- Favorece la relajación y el alivio de posibles tensiones derivadas del proceso.

- Fortalece la musculatura del suelo pélvico y perineal, implicada en el parto.

- Previene la incontinencia de esfínteres en general.

Yoga en el embarazo

Las asanas o posturas que se trabajan en yoga son también apropiadas para la embarazada, siempre que se tengan en cuenta las necesidades y limitaciones de cada fase de la gestación. Al igual que el pilates, con esta disciplina se trabaja todo el cuerpo, con especial incidencia en hombros, abdominales (transverso y oblicuo), cadera y suelo pélvico. Además, esta disciplina implica un trabajo de respiración y concentración que puede convertirse en una herramienta de meditación muy útil durante los meses de gestación.

Beneficios de practicar yoga en el embarazo:

- Favorece una correcta postura que, trabajada desde el primer trimestre, evita dolores de espalda y de cuerpo en general.

- Fortalece los músculos de todo el cuerpo, lo que permite mayor estabilidad a la embarazada.

- Favorece la concentración y la relajación.

- Potencia la flexibilidad, importante durante todo el embarazo.

- Fortalece la musculatura del suelo pélvico, que soporta el peso de todos los órganos durante el embarazo.

 También te puede interesar: