Cuidamos de ti y de tu hogar

Cómo calmar el estrés con aceites esenciales

Escrito por Redacción | mayo 22, 2018 | Salud |
Cómo calmar el estrés con aceites esenciales

En el actual ritmo de vida frenético, la ansiedad y el estrés son a veces compañeros de viaje inevitables. Para hacernos una idea, la Asociación Estadounidense de Psicología afirma que el 75% de los estadounidenses experimenta alguno de estos estados al menos una vez al mes. Y cuando el estrés se descontrola, nuestro cuerpo paga el precio y se manifiesta de múltiples maneras: insomnio, irritabilidad, problemas digestivos, infertilidad, etc.

Si bien muchas personas recurren a los productos farmacéuticos para lidiar con el estado de ansiedad, también podemos calmar el estrés de manera más natural haciendo uso de los aceites esenciales. Son especialmente efectivos cuando se combinan con otras técnicas para aliviar el estrés, como te indicamos a continuación.

Aceites esenciales en el hogar

Cuando inhalamos el aroma de un aceite esencial que nos agrada nuestro cerebro produce serotonina y dopamina, neurotransmisores que nos hacen sentirnos bien y que activan nuestro cuerpo. Por eso un primer paso puede ser impregnar cualquier habitación de la casa con uno de estos aromas con ayuda de difusores. Por ejemplo, el aceite esencial de bergamota calma mente y cuerpo y mejora el estado de ánimo. Contiene notas de cítricos que estimulan los sentidos y limoneno, que provoca una sensación de relajación intensa. Combinado con otros aromas como la lavanda, puede aliviar la tensión de manera muy efectiva.

Dos recetas para calmar el estrés con aceites esenciales en el hogar:

- Calma y concentración: tres gotas de aceite esencial de romero, dos gotas de aceite esencial de lavanda, dos gotas de aceite esencial de naranja silvestre y  una gota de aceite esencial de hierbabuena o menta verde.

- Para «reiniciar»: dos gotas de aceite esencial de geranio, dos gotas de aceite esencial de salvia sclarea, una gota de aceite esencial de pachuli y una gota de aceite esencial de ylang-ylang.

Llévate puestos los aceites esenciales

Otras ideas para calmar el estrés con aceites esenciales en el día a día es, por ejemplo, meter una bolita de algodón impregnada en unas gotas en la bolsa del gimnasio. Una combinación de aceite esencial de menta y aceite esencial de naranja silvestre será ideal para este fin.

También puedes hacer que los aromas te acompañes mientras conduces en medio del estrés de la ciudad. Para ello, impregna una pinza de la ropa de madera con aceite esencial de lavando, por ejemplo, y colócala en una de las rejillas del sistema de climatización.

Rutina de respiración con aceites esenciales

Una de las mejores formas de recuperar el control es combinar una técnica de respiración con el poder para calmar el estrés de los aceites esenciales. La respiración nos ayudará a recuperar la frecuencia cardíaca cuando nos alteramos y le dirá al cerebro que es hora de reiniciar para que deje de segregar cortisol, la hormona que se libera como respuesta ante el estrés.

Lo ideal es programar sesiones breves de respiración a lo largo del día para impedir que el estrés se apodere de nuestra rutina. Puedes comenzar por entrenar un minuto al comienzo de cada hora hasta que tengas el control total de tu diafragma. Concéntrate en hinchar tu abdomen cuando tomes aire y en vaciarlo cuando exhales. Lleva el ritmo de las respiraciones repartiendo la cuenta entre la inhalación y la exhalación. Progresivamente, realiza pausas de cinco segundos en apnea.

Aplica una gota de aceite esencial de lavanda en la cara interior de las muñecas y reposa los brazos sobre las piernas en una postura que te resulte cómoda.

Automasaje con aceites esenciales

El exceso de cortisol generado por el estrés altera nuestro sistema digestivo y reproductivo. Es una respuesta evolutiva natural de nuestro cuerpo ante una «amenaza» que primitivamente era real, pero que actualmente está en nuestra mente sobre todo. El masaje terapéutico en combinación con los aceites esenciales puede ser la manera perfecta para aliviar los efectos del estrés crónico. La aplicación tópica de los aceites esenciales permite que estos penetren en la dermis y entre directamente en el torrente sanguíneo, donde tienen acceso para llegar al área del cuerpo que necesite curación.

Lo más apropiado es combinar un aceite de masaje como el de almendras dulces, el de coco o el de jojoba con los aceites esenciales para conseguir el fin relajante que pretendemos. Mezcla tres gotas de aceite esencial con una cucharada de aceite de masaje y aplica sobre la piel con movimientos largos y suaves. No te olvides de acompañar el masaje con respiraciones profundas para un efecto total.

TRUCO: prepara una botella rellenable con «roll-on» con tu mezcla de aceites favorita y aplícala cuando sientas la necesidad en las zonas del cuerpo en las que se percibe mejor el pulso. En las sienes, en las muñecas, tras la orejas, en los tobillos, etc. Conseguirás un alivio inmediato de la tensión

También te puede interesar: