Cuidamos de ti y de tu hogar

Cómo inculcar en los niños el hábito de comer fruta

Escrito por Redacción | octubre 26, 2016 | Salud |
Cómo inculcar en los niños el hábito de comer fruta

Muchos padres se enfrentan cada día al problema de que sus hijos no muestren ningún interés por la fruta. La fruta debería ser uno de los principales pilares de la alimentación de los más pequeños, sin embargo, es frecuente que para ellos sea la última opción apetecible a la hora de saciar el hambre. Puesto que lo normal es que algunos sabores agraden más a los niños que otros, debemos dar por hecho que tiene que haber frutas que les resulten más apetecibles que otras y, en ningún caso, debemos descartar por completo la categoría «fruta» de sus preferencias. Por eso, el primer paso será desterrar la frase «a mi hijo no le gusta la fruta» y preguntarnos «¿qué frutas ha probado?», «¿cuáles están disponibles normalmente en casa?», «¿qué momentos son más adecuados para ofrecérsela?», etc.

Te proponemos siete pasos para inculcar en los niños el hábito de comer fruta como algo natural y necesario, que debe acompañarles toda la vida:

1. Predica con el ejemplo: la educación en la alimentación también tiene una parte de imitación. Será más difícil convencer a nuestros hijos de la importancia de comer fruta si estos no nos ven hacerlo nunca y no forma parte de nuestros hábitos. Si en casa comer fruta es algo rutinario, los niños acabarán incluyéndose en esa rutina tarde o temprano.

2. La importancia del frutero: un frutero con dos manzanas viejas no resulta nada apetecible para nadie, y menos para un niño. Trata de que el frutero se convierta en un rincón cuidado de tu cocina. No dejes que las frutas caduquen y procura que haya bastante rotación.Trata de tener frutas variadas, de aspectos y colores variados que llamen la atención a los niños.

3. Que haya variedad: aprovecha las frutas de temporada para surtir el frutero con variedad, ya que será más ameno e instructivo para los niños. De esta manera les darás la oportunidad de probar sabores muy distintos y así ir definiendo sus preferencias a la hora de comer fruta. No olvides que, aunque algunas frutas no gusten a los padres, pueden resultar atractivas para los niños.

4. Fruta entre horas: si la hora de comer o de cenar es más complicada para incluir una pieza de fruta en la dieta de los niños, podemos aprovechar los almuerzos a mediodía y las meriendas para introducirlas. Puedes acompañar la pieza de fruta de un pequeño bocadillo, un yogur o incluso unas galletas tipo María para hacer esa comida más atractiva. Varía las combinaciones y los tipos de fruta cada vez, así como las presentaciones para hacer sus meriendas y almuerzos más atractivos.

5. La presentación influye: si bien hay frutas que por su morfología y color pueden resultar más atractivas para los niños, con otras puede suceder lo contrario. No es necesario elaborar una obra de arte para que el niño coma fruta, pero sí es una buena idea, por ejemplo, ofrecer combinaciones de frutas de diferentes colores y textura en trocitos. Además, podemos pedir a los más pequeños de la casa que nos ayuden a preparar la fruta de formas originales y que colaboren a la hora de configurar sus propias mezclas. Probablemente les parezca más atractivo el plato de fruta si han participado en su elaboración. Las brochetas de frutas suelen ser ideales para este tipo de iniciativas.

6. También zumos: si bien la mejor forma de aprovechar la fibra de la fruta es consumirla lo más entera posible, ofrecer zumos de frutas a nuestros niños de vez en cuando supondrá una agradable novedad a la hora de comer fruta. También en este caso podemos proponerles que elijan su propia combinación o presentarles una «secreta» en la que deben adivinar los ingredientes.

7. Juega con la fruta: inventa algún juego para que los niños asocien el consumo de fruta con un momento divertido y dulce, equiparable al de las golosinas. Te proponemos uno en el que los pequeños se tapen los ojos y prueben a ciegas distintos tipos de frutas (algunas pueden ser novedosas en casa) que deben ir descubriendo. Si prueban alguna fruta nueva de la que desconocen el nombre, pueden describir su sabor y textura y compararla con otras que ya conocen.

También te puede interesar: