Cuidamos de ti y de tu hogar

Cómo obtener los mejores nutrientes de una pechuga de pollo

Escrito por Redacción | junio 19, 2018 | Salud |
Cómo obtener los mejores nutrientes de una pechuga de pollo

La pechuga de pollo es el ingrediente imprescindible en casi todos los planes de alimentación saludables por ser una excelente fuente de proteínas con bajo contenido de grasas saturadas, ricas en nutrientes y antioxidantes adicionales. Pero como no todos los métodos de cocina son iguales es importante planificar un menú variado para que estés libre de preocupaciones y no caigas en el aburrimiento de la rutina.

Aunque todo el pollo sin piel es una buena fuente de proteína y posee menos grasas saturadas que algunas carnes rojas y procesadas, son las opciones menos saludables las que debes evitar preparar. Como el pollo fritoen salsas contundentesempanado y marinado, ya que cuentan con un alto contenido de grasas y alto contenido de sodio.

¿Por qué elegir la pechuga de pollo?

Las pechugas de pollo son las partes más delgadas de las aves, poseen alrededor de 1 a 1.5 gramos de grasa saturada por porción y tienen más proteína que los muslos. Sin embargo, los muslos tienen más hierro así que puedes usarlo nutricionalmente para mantener la rotación de tu menú.

¿Cuáles son los nutrientes que contiene la pechuga de pollo?

Las pechugas de pollo son un alimento rico en vitamina B3, para que tengas una idea, 100 gramos de pechuga contienen 12.05 miligramos de vitamina B3. Esto hace que sea un alimento beneficioso para el sistema circulatorio, también puede ayudar a reducir el colesterol. Por el alto contenido de vitamina B3, es recomendable para combatir enfermedades como la artritis y la diabetes.

También contiene alta cantidad de proteínas, lo que la hace un alimento recomendado especialmente para el desarrollo muscular, sobre todo durante la infancia, adolescencia y el embarazo, ya que en estas etapas es importante un mayor consumo de alimentos ricos nutrientes.
Las proporciones de nutrientes en la pechuga de pollo pueden variar según la cantidad de carne y su preparación.

¿Existe alguna diferencia entre la pechuga de pollo fresca y congelada?

Siempre será una mejor opción consumir las aves de corral frescas, porque durante la congelación y la descongelación se pueden perder nutrientes. Aunque en ambos casos siguen siendo buenas opciones. Por otra parte, a la hora de comprar comidas congeladas hechas de pollo, es importante obtener estadísticas nutricionales clave como alimentos integrales reales en la lista de ingredientes y porciones de 300 a 400 calorías con menos de 500 miligramos de sodio y 5 gramos de grasa saturada.

¿Cómo preparar la pechuga de pollo para que tenga buen sabor?

Disfruta de una rica pechuga de pollo asada a la parrilla sazonada sólo con un poco de adobo, acompañada con ensaladas o en rodajas en bocadillos y emparedados. Las versiones de pollo precocinadas se resultan menos saludables porque contienen más sodio. Si además añadimos aderezos adicionales pueden aumentar ese contenido de sodio alarmantemente. Revisa que las etiquetas de salsas y aderezos contengan 140 miligramos de sodio o menos.

¿Comer pechuga de pollo me ayudará a perder peso?

Aunque no existe una fórmula mágica para la pérdida de peso, la mayoría de las dietas incluyen fuentes de proteínas magras como la pechuga de pollo. Por ser densas en nutrientes, están estrechamente vinculadas al control de peso y al riesgo reducido de enfermedades crónicas.
La clave es limitar el consumo de pollo empanado y frito. Estos pueden agregar calorías de grasas saturadas y carbohidratos refinados, derrumbando cualquier esfuerzo en la pérdida de peso.

Para obtener resultados comienza de forma simple y sencilla: agrega pechuga de pollo asada a ensaladas, sándwiches y salteados como ingrediente principal de cada receta. Utiliza la imaginación para variar de distintas maneras los alimentos que la acompañan.

Otra forma fácil y digerible es desmenuzar el pollo en tiras y convertirlo en un ingrediente versátil a la hora de preparar diferentes recetas como tacos, ensaladas, guisos bajos en grasa, sándwiches y sopas.

También te puede interesar: