Cuidamos de ti y de tu hogar

Consejos para proteger a tu bebé del frío

Escrito por Redacción | febrero 28, 2014 | Salud |
Cómo proteger a tu bebé del frío

El descenso de las temperaturas que viene de la mano de la llegada del otoño y del invierno puede incidir en la salud. Y si hablamos de bebés, el problema se acentúa aún más ya que son los más vulnerables de la casa. Para ayudar a los más pequeños a pasar con comodidad esta época del año se pueden seguir unas pautas básicas, como hidratar la piel o mantener una alimentación adecuada.

Consideraciones que pueden ayudar a proteger al bebé:

  • Atención a los termómetros. En primer lugar, es fundamental vigilar concienzudamente los cambios de temperatura. En casa, si existe la posibilidad, es recomendable mantener el termostato entre los 20 y los 22 grados, así como evitar la sequedad ambiental.
  • Piel hidratada. Asimismo, a la atención a las temperaturas se suma el cuidado directo sobre la piel del pequeño. En este sentido, la piel del bebé debe estar bien hidratada, ya que es muy sensible y el frío puede provocar molestas e irritaciones.
  • Salir a pasear. A pesar del frío, es recomendable salir a pasear con los bebés. Puede parecer contraproducente, pero el paseo otorga efectos muy positivos. Y es que el aire fresco y la luz natural son muy beneficiosos, por lo que, como no podría ser de otra manera abrigando bien al pequeño, no hay que dejar de salir a la calle.
  • El calendario de vacunas, al día. También es importante ser escrupulosos con el calendario de vacunas. No hay que olvidar que en invierno los menores son más proclives a padecer enfermedades respiratorias derivadas del frío, por lo que esto cobra una importancia vital con las bajas temperaturas.
  • Fuentes de vitaminas, base de la alimentación. En cuanto a la alimentación, para plantar cara a posibles resfriados, los bebés deben mantenerse fuertes. Y la alimentación protege. Los niños que ya basen su dieta en alimentos sólidos deben tomar frutas y verduras ricas en vitamina A y C sin olvidarse de la leche, el pescado e incluso la pasta. Mantener una dieta variada y equilibrada es fundamental durante todo el año, pero en invierno es más importante aún.