Cuidamos de ti y de tu hogar

Cómo usar el rizador de pestañas correctamente

Escrito por Redacción | noviembre 23, 2014 | Salud |
rizador_pestanas

El rizador de pestañas es una accesorio de belleza de principios de siglo pasado que tradicionalmente ha sido usado por la mujer para moldear la curvatura de sus pestañas en busca de una mirada más bonita y femenina. Hoy en día son muchas las mujeres reacias a utilizarlo en parte por lo complejo de su apariencia, y quizá también porque desconocen cuál es la mecánica adecuada para conseguir rizar las pestañas sin dolor.

Lo primero que debemos saber es que el rizador debe tener intacta su almohadilla para no dañar las pestañas al utilizarlo. La almohadilla debe ser adecuada para esta tarea, ni muy fina ni muy dura, para no maltratar el pelo. Además, conviene aclarar que el rizador tradicional ha de utilizarse siempre sobre las pestañas limpias y nunca después de haber aplicado el rímel, una tendencia errónea.

Otro error muy común es ejercer demasiada presión con el rizador sobre las pestañas. De esta manera además de hacernos daño, estaremos debilitando nuestras pestañas y solo conseguiremos que queden con una forma geométrica. Hay que apretar lo necesario para que el pelo quede fijo sobre la almohadilla y mantener esa presión durante unos segundos.

La técnica básica para rizar las pestañas es la siguiente:

1. Con las pestañas totalmente limpias, colócate frente al espejo y eleva la barbilla sin dejar de mirarlo para favorecer el ángulo más cómodo para trabajar sobre el párpado.

2. Abre el rizador y coloca las pestañas sobre la almohadilla cerca de la raíz, pero sin llegar a tocarla para evitar pellizcos. Presiona levemente durante 10 segundos y a continuación abre el mecanismo. (Los buenos rizadores presionan la pestaña sin hacer apenas fuerza). Repite la técnica una o dos veces más hasta que consigas la forma deseada. Una segunda técnica consiste en realizar una sola aplicación con suaves toques en los que presionamos y soltamos ligeramente para conseguir un rizado progresivo.

3. Aplica la máscara de pestañas poniendo énfasis en la raíz de las pestañas para mantener la curvatura creada con el rizador.

Existen rizadores pequeños para incidir en zonas concretas como el extremo externo de las pestañas, que a muchas mujeres les cuesta rizar con el aparato clásico.

Truco para unas pestañas súper curvadas

Si quieres lucir unas pestañas especialmente abiertas aplica la misma técnica del rizador en dos puntos (o tres si tus pestañas son muy largas) sucesivamente. Empieza por el punto más próximo a la raíz, continúa por la zona media y, si tus pestañas son largas, realiza una última presión en el tramo final.

También te puede interesar: