Cuidamos de ti y de tu hogar

Consejos para compensar el bufet libre en vacaciones

Escrito por Redacción | agosto 23, 2016 | Salud |
Consejos para compensar el bufet libre en verano

Durante el verano y especialmente en nuestro país, no es difícil que las vacaciones acaben girando alrededor de la mesa. Los atractivos paquetes de hostelería que incluyen suculentos bufés contribuyen a ello, así como la gran calidad de la oferta gastronómica que se puede encontrar a los largo y ancho de nuestra geografía.

«Generalmente, en esta época del año es habitual descuidar nuestros buenos hábitos y alimentación, sobre todo en el caso de los grandes resort y cruceros que atraen los veraneantes con sus abundantes bufés y menús “todo incluido”; sin embargo, cuando se regresa a la rutina, se intenta perder rápidamente el peso ganado», explica Rubén Bravo, experto en nutrición y portavoz del Instituto Médico Europeo de la Obesidad (IMEO). Cada año, el resultado queda irremediablemente registrado en la báscula que puede reflejar aumentos de peso de entre 0,5 y 1,5 kilos de más por cada semana de excesos.

Por esta razón y para ayudarnos a no bajar la guardia ante tales tentaciones, Andrea Marqués, nutricionista dietista del IMEO, enumera algunas claves que nos ayudarán a organizarnos las comidas diarias y compensar los excesos de forma saludable:

1. Mantener las cinco comidas, controlando la ingesta. En verano tendemos a no hacerlas, ya que nos acostamos y nos levantamos más tarde, descuadrando nuestros horarios habituales. Debemos retomar esta rutina para estimular nuestra tasa metabólica, evitar los picos de azúcar en sangre y mejorar las digestiones. Muy importante, elegir los platos menos calóricos en un buffet libre, dar preferencia a las ensaladas y sopas frías, optar por la fruta de postre y tomar agua en lugar de bebidas alcohólicas o refrescos.

2. Tomar frutas y verduras depurativas, como piña, alcachofa, espárragos, pepino o apio. Podemos incorporarlas en nuestro menú, acompañado un pescado a la brasa con una ensalada con piña trocada, espárragos blancos o un crudité de apio y pepino con salsa de yogur. Esto nos ayudará a depurar el riñón y el hígado de los posibles excesos de alcohol o grasas.

3. Vida activa al aire libre en las horas de menos calor. En verano apetece más que en invierno hacer deporte en un entorno natural y abierto, como nadar en la piscina, caminar por la playa o realizar un footing ligero a primera hora de la mañana o a última de la tarde. Además de favorecer la circulación de la sangre y la absorción de la vitamina D, ¡nos hará más felices! Está demostrado que el nivel de endorfinas que se genera con la práctica de ejercicio al aire libre es mayor que en un espacio cerrado.

4. Beber abundante agua. Además de ser vital para el correcto funcionamiento de nuestro organismo, produce efecto saciante y es indispensable para expulsar grasas y toxinas al igual que para combatir el estreñimiento habitual en los viajes. Beber entre litro y medio y 2 litros al día de agua nos ayudará a evitar la retención de líquidos generada por el aumento de temperatura.

5. Hacer cenas ligeras a base de sopas frías, ensaladas o pescado. Toma nota de algunas ideas:
- Ensalada de tomate cherry, cebolla tierna y queso fresco, aliñada con vinagreta de orégano y albahaca y acompañada de 2 biscotes de pan integral.
- Gazpacho (200 ml) elaborado sin pan con huevo duro y tacos de jamón picados y un yogur helado de postre.
- Revuelto de huevos con espárragos trigueros y ajos tiernos.
- Endivias con salmón ahumado, huevo duro picado, cebolla roja y pepinillos, aliñadas con vinagreta de orégano.
- Ensalada de langostinos, taquitos de pavo y pepino con salsa de yogur.

También te puede interesar: