Cuidamos de ti y de tu hogar

Consejos para evitar la conjuntivitis

Escrito por Redacción | noviembre 21, 2016 | Salud |
Consejos para evitar la conjutivitis

La conjuntivitis es una enfermedad leve muy común tanto en niños como en adultos que se identifica a primera vista por el enrojecimiento de los ojos y el constante lagrimeo. Se produce por una inflamación de la conjuntiva, membrana que recubre el interior del párpado y la esclerótica a causa de una infección, por lo general, tras el contacto con un agente externo. Existen diferentes tipos de conjuntivitis, algunas de ellas, muy contagiosas y su origen suele ser un virus o una bacteria. También puede darse como consecuencia de una alergia o por la irritación ante la presencia de contaminantes, cloros y cosméticos.

Los síntomas más frecuentes de la conjuntivitis suelen ser el picor o ardor en el ojo, el lagrimeo, el enrojecimiento evidente, la sensibilidad a la luz y la sensación de tener arena bajo el párpado. En ocasiones, la secreción que se activa en la conjuntiva como mecanismo de defensa ante la conjuntivitis hace que se forme una especia de costra en los ojos, especialmente durante la noche, que puede llegar a impedir abrirlos con normalidad.

Si ya tienes conjuntivitis, debes tomar precauciones para no contagiar a nadie de tu alrededor:

- Sé especialmente escrupuloso con  la higiene de las manos.

- No uses maquillaje de ojos y retira todos aquellos productos sospechosos de estar contaminados. Como máscaras de pestañas o lápices.

- Si te levantas con restos de secreciones en los ojos, utiliza una gasa empapada en suero para ablandarlos y retirarlos sin restregarte los ojos, lo que provocaría mayor irritación.

- Lava sábanas, fundas de almohada y toallas con las que hayas estado en contacto. Hazlo con un programa de agua caliente. No compartas ninguno de estos artículos con el resto de miembros de la casa.

- Evita piscinas y entornos propicios para el contagio.

He aquí algunos consejos para prevenir la conjuntivitis y evitar contagios en casa:

- Mantén tus manos limpias.

- Evita tocarte o frotarte los ojos, especialmente cuando no te hayas lavado las manos.

- Cambia las toallas de casa con frecuencia.

- Compartir toallas en casa no es una buena idea, ni siquiera las que usamos en los aseos para secarnos las manos.

- Otra vía de contagio pueden ser las sábanas, almohadas y antifaces para dormir, con lo que se recomienda que sean de uso personal y nunca compartido.

- No compartas tus cosméticos, especialmente los artículos que usas para maquillarte los ojos. Evita también compartir colirios para los ojos y opta por los envases monodosis.

- No abuses de las lentillas, descansa tus ojos cuando sea conveniente y cuida al máximo su higiene. La aparición de hongos en las lentes de contacto es una causa habitual en la aparición de la conjuntivitis.

- Si sueles frecuentar piscinas, usa siempre gafas acuáticas para nadar.

- Si sueles llevar gafas, desinféctalas de vez en cuando con algún producto de limpieza sin lejía.

También te puede interesar: