Cuidamos de ti y de tu hogar

Diez alimentos que nunca compraría un nutricionista

Escrito por Redacción | mayo 02, 2016 | Salud |
Diez alimentos que nunca compraría un nutricionista

Hacer la lista de la compra con el objetivo de mantener una dieta saludable no siempre es fácil porque no todos los alimentos son lo que parecen. A veces nos dejamos llevar por el atractivo de los embalajes y los estudiados reclamos de la publicidad que aseguran que sus productos son nutritivos, bajos en grasa y apropiados para una vida sana.

Pero solo hay que echar un vistazo a las recomendaciones de cualquier nutricionista para saber que para hacer la compra hay que ir con tiempo para leer todas las etiquetas.

Salchichas: junto a los embutidos y hamburguesas, conforman un grupo de alimentos procesados declarados como nocivos por la OMS recientemente. Aparte de contener múltiples restos de carne de diferentes animales, contiene colorantes, conservantes, jarabe de maíz, fructosa y otros aditivos muy perjudiciales para nuestra salud.

- Fritos congelados: los fritos son muy cómodos, pero poco saludables ya que contienen una gran cantidad de grasas saturadas y trans. Por eso los nutricionistas recomiendan limitar al máximo su consumo y optar siempre preferiblemente los fritos caseros, ya que resultan más interesantes a nivel nutricional.

- Barrita de muesli: aunque las marcas traten de asociarlas con una dieta saludable, propia de deportistas e incluso expertos en nutrición, los preparados de muesli incorporan gran cantidad de azúcar y grasas trans, lo que hace que se conviertan en un alimento prohibido en cualquier dieta sana.

- Sopas instantáneas o de lata: aunque nos permitan solucionar cómodamente comidas y cenas, nada tienen que ver con los caldos y sopas caseras. Suelen contener una excesiva cantidad de carbohidratos simples y sal que, sumados a los conservantes y aditivos habituales en este tipo de conservas, configuran un cóctel de procesados poco nutritivo y nada recomendable para la salud.

- Alimentos bajos en grasa: puede parecer una contradicción, pero solo hay que consultar las etiquetas de este tipo de productos para comprobar que si bien cumplen con la rebaja de grasas, contienen una gran cantidad de azúcar que, aparte de no ser saludable, engorda.

- Bollería industrial y chocolatinas: al estar elaborados con harinas refinadas y contener un alto índice de grasas trans y azúcares, se convierten en alimentos absolutamente tóxicos para cualquier nutricionista, que además no proporcionan ningún nutriente interesante para nuestro organismo.

- Margarina: hay quienes tradicionalmente han querido vender la margarina como una opción más saludable que la mantequilla, pero lo cierto es que contienen prácticamente la misma cantidad de grasas trans y saturadas. La opción más saludable, por tanto, no está entre estos dos alimentos, sino en el aceite de oliva virgen.

- Palomitas de bolsa o micro: a diferencia de las que preparamos en la cazuela, con aceite de oliva, las palomitas de maíz para microondas o en bolsa tipo snack contienen una gran cantidad de sal y grasa.

- Cereales: aunque a menudo en la publicidad se nos presenten como una opción sana y nutritiva para el desayuno, contienen grandes cantidades de azúcar y están elaborados con harinas refinadas, que carecen de los nutrientes originarios del cereal. Los más recomendables son los integrales (copos de avena) o los cereales tipo «corn flake», con menos azúcares que el resto de opciones.

- Batidos y zumos industriales: aunque se anuncien con el reclamo de la fruta o la leche, el contenido real de estos ingredientes es en realidad anecdótico comparado con la cantidad de azúcares que incluyen.