Cuidamos de ti y de tu hogar

Diez remedios caseros para las quemaduras solares

Escrito por Redacción | junio 27, 2014 | Salud |
quemaduras_solares

El buen tiempo nos anima a salir de casa para pasear por la ciudad, el campo, ir a la playa o estrenar los primeros días de piscina. Pero es precisamente en esos primeros días de sol cuando mayores precauciones debemos tomar con nuestra piel, puesto que son propicios para la aparición de graves quemaduras solares.

VER TAMBIÉN: Consejos para proteger a tu hijo del sol

Lo mejor para evitarlas es salir de casa preparado, con la crema solar aplicada al menos media hora antes en todo el cuerpo (recuerda zonas vulnerables como cara, pies y hombros) y ataviados con gafas de sol y gorros que nos protejan, sobre todo en las peores horas de sol (entre las 11:00 y las 16:00). Si aún así, nos hemos descuidado al repetir las aplicaciones de crema durante el día, en especial, tras los baños, o no nos la hemos echado uniformemente por el cuerpo, lo más frecuente es que aparezcan las temidas quemaduras.

Sus efectos inmediatos son escozor o picor, además de un enrojecimiento excesivo, que en los casos más agudos da lugar a la aparición de ampollas. A largo plazo, pueden favorecer el riesgo de enfermedades graves de la piel como el melanoma, razón por la que resulta esencial la necesidad de utilizar cremas con, al menos, con factor de protección solar 30.

Más allá del daño que se causa a largo plazo, las molestias que provocan este tipo de quemaduras pueden amargarnos el día o las vacaciones. Por eso es importante saber cómo aliviar sus efectos para poder llevar una vida lo más normal posible. Aquí te ofrecemos algunos de los remedios caseros más efectivos a la hora de reducir los síntomas de la quemadura solar:

  1. Agua fría: el primer paso cuando seamos conscientes de que nos hemos quemado es hacer descender la temperatura de las zonas afectadas con agua fría. Utiliza paños empapados para las zonas localizadas o una bañera si la quemadura afecta a gran parte del cuerpo.
  2. Apósitos de yogur o leche fría: una vez hayas aliviado en buena medida el exceso de temperatura, las zonas afectadas se calmarán considerablemente si aplicas yogur (cuanto más natural, mejor) y lo cubres con apósitos para que haga efecto. También puede servir una compresa empapada en leche fría. Cambia los apósitos cuando notes que la temperatura del yogur o la leche aumenta.
  3. Bañera con harina de avena o bicarbonato: sobre todo en los casos en los que prácticamente el cuerpo entero se ha visto afectado por las quemaduras, conviene preparar un baño de agua templada/fría con unas cucharadas de harina de avena o bicarbonato sódico. En este segundo caso, conviene dejar que la piel se seque al aire para que el bicarbonato tenga mayor efecto.
  4. Aloe vera puro: es el remedio más efectivo, sobre todo en lo que a propiedades calmantes y regenerativas se refiere. Ten siempre a mano una planta o un bote de aloe puro para este tipo de quemaduras. Si tienes planta, basta con que cortes una de sus hojas y extraigas el gel.
  5. Vinagre de manzana: uno de los posibles remedios caseros que ayuda a aliviar el dolor de las quemaduras solares. Se puede aplicar directamente o mezclado en un baño de agua fría. Procura repetir las aplicaciones cada hora para garantizar el máximo alivio.
  6. Zanahoria: por sus propiedades cicatrizantes, calmantes y tonificantes, resulta muy efectiva ante las quemaduras. Lavada y triturada, se aplica sobre la piel quemada con una compresa durante al menos una hora.
  7. Huevo y aceite: prepara un sencillo ungüento casero batiendo una clara de huevo con dos cucharadas de aceite de oliva virgen. Aplica la mezcla sobre la piel y notarás cómo hidrata la zona y te alivia el dolor.
  8. Té negro: prepara una infusión de té negro, déjala enfriar y aplícatela por todo el cuerpo con ayuda de un envase con pulverizador. Si se te han quemado los párpados, utiliza bolsas de té frías para aliviar el escozor.
  9. Zumo de tomate: mezclado con media cuchara de bicarbonato resulta muy efectivo. Si no tienes zumo, puedes rallar un poco del tomate directamente.
  10. Melón: elimina las pepitas y prepara una masa aplastándolo con un tenedor o triturándolo. Aplícala en una gasa sobre la piel quemada y déjalo actuar unos minutos. Repite las aplicaciones con frecuencia.

También te puede interesar: