Cuidamos de ti y de tu hogar

El jengibre y sus propiedades para la salud

Escrito por Redacción | octubre 11, 2017 | Salud |
El jengibre y sus propiedades para la salud

El jengibre es una raíz muy utilizada en la cocina oriental, que cada vez están más presente en la cultura occidental. Se cultiva principalmente en China y podemos encontrarlo en dos presentaciones: al natural (como raíz) o molido. Aparte de su apreciado aroma y sabor, que aporta un toque ligeramente picante a las comidas, el jengibre resulta interesante por sus propiedades para la salud y se ha ganado un sitio en nuestra despensa junto a hierbas y especias que ya son tradición en nuestro recetario de remedios caseros.

El jengibre es conocido por su efectividad a la hora de tratar molestias digestivas debido a su contenido en fenoles. Tanto en episodios de ardor de estómago, como irritaciones digestivas incluso problemas de gases. Y es que el jengibre favorece la secreción de saliva y bilis, además de favorecer la absorción de nutrientes. Asimismo, esta raíz sirve para aliviar las náuseas provocadas por diferentes afecciones. Para cualquiera de las molestias digestivas, basta con añadir jengibre a alguna bebida o masticar un trozo de la propia raíz.

Por otra parte, el jengibre se considera beneficioso para la circulación sanguínea, en el sentido de que ayuda a prevenir las varices, así como la formación de coágulos. También se le atribuyen propiedades para evitar la acumulación de colesterol y lipoproteínas en el hígado.

Con esta raíz oriental además se pueden combatir los síntomas del resfriado, como la congestión (la infusión de jengibre es ideal), la tos o el dolor de cabeza. De hecho, tiene propiedades expectorantes y antibióticas.

Igualmente, han sido reconocidas las propiedades antiinflamatorias del jengibre, lo que se traduce en su poder para aliviar la inflamación de las articulaciones o las encías, por ejemplo. Asimismo, consumido como aderezo de alimentos, el jengibre es eficaz contra los dolores menstruales.

¿Como tomar jengibre?

A pesar de su aspecto poco atractivo, su agradable sabor lo convierte en un ingrediente interesante para preparar postres, repostería, sopas, salsas, arroces y pastas. Además, la raíz de jengibre puede añadirse a bebidas como infusiones, tes, zumos y batidos para beneficiarnos de sus propiedades a nivel interno. Por otra parte, el jengibre también puede aplicarse de forma externa para aliviar inflamaciones. En ese caso, lo ideal es preparar una cataplasma con jengibre y agua y aplicarla directamente en la zona afectada.

También te puede interesar: