Cuidamos de ti y de tu hogar

Nueva pirámide nutricional española: ¿qué alimentos contiene?

Escrito por Redacción | abril 06, 2017 | Salud |
La nueva pirámide nutricional española: ¿qué alimentos contiene?

La Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC) ha publicado recientemente una nueva pirámide nutricional que supone una actualización de la que ya divulgase en 2001. En ella se especifican a través de la popular representación gráfica en forma de pirámide y de manera jerárquica, los grupos de alimentos que deben componer un dieta saludable. Esta nueva pirámide de la alimentación se ha reformulado a partir de los estudios científicos más recientes en el campo de la alimentación, así como de los hábitos de la sociedad española.

Por primera vez, la pirámide incluye en su base recomendaciones básicas para llevar un estilo de vida saludable, como practicar ejercicio, mantener una relación emocional saludable con la comida, vigilar el balance energético para mantener el peso corporal adecuado, optar por procedimientos culinarios saludables e hidratarse correctamente.

Además, la nueva pirámide nutricional incluye novedades importantes en cuanto a lo que se considera alimentación saludable, con recomendaciones que promueven el consumo de “cereales de grano entero, frutas, verduras, legumbres, cantidades variables de lácteos y alterna el consumo de pescados, huevos y carnes magras, junto con el uso preferente de aceite de oliva virgen extra como grasa culinaria”. Igualmente, a la hora de jerarquizar los alimentos que componen una dieta sana, se toman en valoración criterios como la solidaridad o la sostenibilidad, ya que se recomiendan productos de temporada y de producción local, por ejemplo, y se propone dedicar “el tiempo suficiente” para “valorar la información del etiquetado nutricional”.

Nueva pirámide nutricional de la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria

Alimentos en la base de la pirámide nutricional

Este nivel lo ocupan alimentos cuyo consumo se recomienda a diario en cada comida principal y combina hidratos de carbono + vegetales + aceite de oliva.

Es el caso de los cereales de grano entero, sus derivados y otros hidratos de carbono complejos, con prioridad a los cereales integrales. La proporción y las cantidades se establecen en función del gasto energético personal.

Las frutas también forman parte de la base de la pirámide nutricional, con especial recomendación de las de temporada. El consumo diario recomendado incluye tres o más raciones variadas, lavadas y peladas en el caso de que no se trate de fruta procedente de cultivo orgánico.

Las verduras y hortalizas también se encuentran en este primer escalón básico, también incidiendo en la importancia de las variedades de temporada. Así, se recomienda consumir al menos dos raciones al día, una de ellas en crudo, con variedades de diferentes colores.

El aceite de oliva se establece la nivel de los vegetales tanto en referencia a su consumo en crudo, como a us uso en las elaboraciones culinarias. En concreto, se aconseja el consumo de aceite de oliva virgen extra de extracción en frío.

Parte media de la pirámide

Si subimos un escalón, ya la parte media de la pirámide, encontramos carnes magras, aves, pescado, huevos, legumbres, lácteos, frutos secos y semillas cuyo consumo se recomienda alternar, con una frecuencia de entre 1 y 3 al día / 2 – 3 veces por semana.

En cuanto a las carnes, se recomiendan las blancas y magras acompañadas de raciones de verduras. Los pescados más recomendados son los de temporada, en una frecuencia de 2-3 por semana, la misma que para las legumbres.

Por su parte, se aconseja el consumo de frutos secos y semillas «poco manipulados», sin sal ni azúcares añadidos, a ser posible, en las variedades locales.

En cuanto a los huevos, se recomiendan las variedades camperas o ecológicas en una frecuencia de consumo personalizada.

Los lácteos se añaden a este escalafón como fuente de nutrientes cuyo consumo se recomienda con una frecuencia de entre 2-4 raciones al día, buscando las variedades bajas en grasa y sin azúcares añadidos.

La punta de la pirámide

El tercer nivel de esta pirámide nutricional elaborada por la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria incluye aquellos alimentos y preparados cuyo consumo debe ser «opcional, ocasional y moderado». Es el caso de las carnes rojas y procesados, las grasas untables (con «preferencia hacia la mantequilla sin sal añadida»), así como los productos azucarados, el alcohol y la sal.

En el caso del azúcar y productos que lo contienen en grandes cantidades (zumos industriales, batidos, cacaos solubles, chucherías, refrescos, helados, bollería, etc.) se recomienda el consumo opcional y ocasional con preferencia a las variedades con ingredientes tradicionales y recetas de elaboración casera.