Cuidamos de ti y de tu hogar

Piercing: consejos, cuidados y precauciones

Escrito por Redacción | agosto 09, 2016 | Salud |
Piercing: consejos, cuidados y precauciones

Un piercing es una perforación que se realiza en la piel para colocar un pendiente con fines decorativos. El punto donde se perfora el cuerpo depende de las preferencias de cada persona, por lo que conviene saber cuáles son los riesgos en cada zona y qué implicaciones puede tener en lo que a salud se refiere. Además, al tratarse de una intrusión en nuestro cuerpo, hay que tomar una serie de precauciones y seguir estrictamente los cuidados recomendados.

Las zonas con mucosas (boca y genitales) suelen ser las más propensas a infectarse, aunque en todos los casos hay un riesgo elevado si no se toman las medidas de higiene y cuidado adecuadas. Por otra parte, las zonas con más vasos sanguíneos son las más sensibles a la hora de las perforaciones, ya que pueden resultar dañadas al colocar el piercing. En cualquier caso, evita colocar un piercing en zonas del cuerpo en las que haya cicatrices, verrugas, quemaduras, lunares o manchas.

Lo primero que debes elegir es el centro donde te harás el piercing, valorando para ello las condiciones de higiene y seguridad, así como la licencia de funcionamiento. El instrumental desechable y esterilizado, así como el uso de guantes serán imprescindibles a la hora de la perforación. También es muy importante el material con el que te haces la perforación: son preferibles el titanio, el acero quirúrgico, el oro (de entre 14 y 18 kilates) o el bioplástico. Debes saber que en España las perforaciones con pistola están prohibidas, ya que es una herramienta que no se puede esterilizar.

La perforación está desaconsejada para embarazadas, personas con medicación anticoagulante, diabetes o algún tipo de infección.

Cuidados cuando te acabas de hacer un piercing

- Utiliza un jabón neutro corporal o facial para limpiar la zona en la que te has hecho el piercing dos veces al día. En el caso de la boca, serán necesarios enjuagues bucales con colutorios antibacterianos.

- Evita manipular el piercing o tocar la zona que lo rodea con las manos sucias.

- No te bañes en piscinas, ni acudas a ningún spa o sauna hasta que la herida no haya cicatrizado.

- Evita las lociones, el maquillaje y los cosméticos en general en la zona del piercing.

- Evita los roces de cualquier tipo en la zona de la perforación. Si es necesario, usa ropa holgada para no correr riesgos.

- Consulta al especialista cuándo puedes cambiar la pieza si es que lo deseas. Normalmente no está permitido en los primeros 20-40 días.

- Evita usar alcohol, agua oxigenada, betadine o productos similares normalmente utilizados para desinfectar y curar heridas.