Cuidamos de ti y de tu hogar

¿Qué debe contener una comida equilibrada?

Escrito por Redacción | noviembre 15, 2016 | Salud |
¿Qué debe contener una comida equilibrada?

Llevar una vida sana implica, además de ejercicio y hábitos saludables, seguir una dieta equilibrada. Es un concepto que se repite a la hora de hablar de prevención en el ámbito de la salud y que requiere de planificación en el hogar, con el fin de disponer de las materias primas necesarias, así como del tiempo y los recursos para cocinarlas.

Como no todo el mundo dispone del tiempo o los recursos necesarios en cada momento para elaborar un menú equilibrado y saludable cada día, te proponemos recurrir a diseñar una comida equilibrada que contenga los nutrientes necesarios en un solo plato. Algo similar al concepto de «Myplate», muy extendido en Estados Unidos, y que nos puede servir para resolver las cenas sin mucho esfuerzo, así como aquellas comidas para las que no tengamos demasiado tiempo.

Así, un plato equilibrado debería estar compuesto por un 50% de vegetales, un 25% de proteínas y otro 25% de hidratos de carbono.

Comida equilibrada: 50% vegetales, 25% de proteínas y 25% de carbohidratos

En el caso de los vegetales, puede tratarse de frutas, hortalizas o verduras cuya presencia dominante en el plato nos garantice el aporte ideal de vitaminas y minerales. Las verduras pueden presentarse tanto en purés, como en ensaladas, menestras, salteados, al vapor o a la plancha. Lo importante es variar frecuentemente para aprovechar bien los nutrientes. Por descontado que la fruta no tiene porqué servirse en el mismo plato, sino que es simplemente una cuestión de proporciones.

Por otro lado, las proteínas pueden proceder de huevos, pescados, carnes o lácteos, en el caso de las fuentes animales; pero también de legumbres o frutos secos, de origen vegetal. En el caso de las carnes y los pescados, son preferibles los preparados al horno, al microondas, al vapor o a la plancha a los fritos, rebozados o empanados. Igualmente, es conveniente escoger las versiones más magras para evitar grasas innecesarias.

Por último, nuestro plato ha de contener hidratos de carbono de absorción lenta (arroz, patatas, pasta, pan, etc.) preferiblemente en versiones integrales y no refinadas. En caso de que consumamos carnes o pescados rebozados, tendremos que contar esta cobertura como la fuente de hidratos de carbono de nuestra comida equilibrada. Igualmente, si optamos por acompañar la comida con un trozo de pan, eliminaremos los hidratos de carbono del plato.

Para completar la comida equilibrada, lo mejor es tomar fruta de postre (o un lácteo si ya hemos consumido fruta en el plato y queremos variar) y acompañar la comida con agua o, en casos puntuales, una cerveza o una copa de vino.