Cuidamos de ti y de tu hogar

Qué dieta seguir durante el embarazo

Escrito por Redacción | abril 04, 2014 | Salud |
Qué dieta a seguir durante el embarazo

La buena o mala alimentación de una embarazada repercute en el desarrollo del feto, por ello es importante seguir una dieta equilibrada. Consejos de padres o amigos pueden dejar algo confundida a la futura madre, que no sabe qué indicaciones seguir o qué comer exactamente. Hay que dejar de lado ciertos mitos como el extendido «comer por dos» y ponerse en manos de un médico que supervise de forma adecuada el estado nutricional de la madre.

La Facultad de Ciencias, Nutrición y Dietética de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) ofrece una guía digital donde seguir una dieta, comprobar las necesidades nutricionales de la gestante y qué precauciones se deben tomar. En primer lugar, aconsejan alejarse de viejas creencias. No es cierto que se deba «comer por dos» ni que haga falta suplementos de algunos nutrientes, algo que puede llegar incluso a ser perjudicial. La obesidad o la mala alimentación puede provocar prematuridad y mortalidad fetal. También aconsejan desde la guía eliminar ciertas costumbres que pueden afectar al bebé como es el consumo de alcohol o tabaco, el vegetarianismo o hábito de picar entre horas.

Una dieta orientativa

En la dieta orientativa que ofrece la UNED el desayuno lo componen cereales, leche entera y fruta. A media mañana es aconsejable tomar pan integral, jamón y algo de fruta. Para el almuerzo recomiendan pasta y arroz, cada uno una vez por semana, legumbre una o dos veces por semana, verdura dos o tres veces por semana, carne, pescado o al menos dos huevos todos los días, acompañados de guarnición vegetal. Y por último, fruta todos los días.

Respecto a la merienda, está formada por yogurt o preparado lácteo, pan, queso y fruta. La cena sólo se compone de fruta. Y a la hora de ir a dormir un vaso de leche o un producto lácteo equivalente.

Los especialistas cifran entre los 12 y los 15 kilos los que se llegan a ganar durante el periodo de gestación. Superar esas cifras, avisan, puede traer consigo otros riesgos o complicaciones relacionados, entre otros, con la diabetes o la hipertensión. Apuntan a la necesidad de dejarse asesorar por un nutricionista incluso antes de quedarse embarazada