Cuidamos de ti y de tu hogar

¿Qué es la alergia a la proteína de la leche de vaca?

Escrito por Redacción | agosto 21, 2017 | Salud |
¿Qué es la alergia a la proteína de la leche de vaca?

Es la más común de las alergias alimentarias infantiles y afecta sobre todo a los bebés y niños de hasta dos años. La alergia a la proteína de la leche de vaca, conocida popularmente por sus siglas APLV, suele confundirse con la intolerancia a la lactosa, aunque nada tiene que ver, ya que mientras la primera es una alergia a una proteína, la segunda hace referencia a una mala tolerancia al azúcar de la leche.

El problema de esta alergia, que afecta tanto a bebés alimentados con leche materna (a través de la madre) como a los alimentados con leche artificial es que no solo restringe los lácteos y sus derivados en la dieta (ya sea de la madre o del niño), sino que exige prescindir de la gran mayoría de productos envasados, procesados e industriales que incluyen entre sus aditivos las diferentes proteínas de la leche de vaca (caseínas, seroproteínas, lactoglobulinas, lactoferrina, etc.). Todo tipo de alimentos pueden llevar este tipo de proteínas: embutidos, latas, envases de cartón, bebidas, bolsas de snacks, pan y productos de bollería, etc.

El cuerpo del alérgico interpreta que estas proteínas son perjudiciales para el organismo y genera una respuesta que puede variar en función de si se trata de una alergia mediada por anticuerpos IgE o no mediada. La diferencia entre ambos tipos de alergia está en la respuesta que da el organismo frente al antígeno: en el caso de la alergia a la proteína de la leche de vaca mediada, existe una respuesta inmunológica (como una erupción cutánea, por ejemplo), mientras que en la no mediada la reacción suele ser a nivel digestivo.

Los síntomas pueden variar de un alérgico a otro, pero los más comunes suelen ser:

- Síntomas cutáneos (en los casos de alergia mediada, con tan solo el contacto con algún producto lácteo).

- Síntomas digestivos: diarrea, vómitos, dolor abdominal, reflujo, heces malolientes, estreñimiento, etc.

- Síntomas respiratorios: dificultades para respirar, picores en nariz y ojos, tos, silbidos, etc.

- Síntomas en lactantes: además de todos los anteriores, que pueden presentarse entre las 24 y las 48 horas siguientes a la toma, suelen tener un comportamiento nervioso generalizado en las tomas.

La alergia a la proteína de la leche de vaca no mediada suele remitir de manera espontánea antes de los dos años, mientras que la alergia mediada puede arrastrarse hasta la adolescencia o la edad adulta. El tratamiento consiste en ambos casos en una dieta que evite las proteínas de la leche de vaca.

También te puede interesar: