Cuidamos de ti y de tu hogar

Razones para incluir el salmón en tu dieta habitual

Escrito por Redacción | junio 05, 2018 | Salud |
Razones para incluir el salmón en tu dieta habitual

El salmón es un pescado azul muy valioso a nivel nutricional. La denominación «pescado azul» corresponde a un tipo de pescado que posee grasas poliinsaturadas, beneficiosas para la salud, en concreto, para la cardiovascular. Dentro de sus nutrientes también se incluyen gran cantidad de proteínas y vitaminas esenciales para el organismo.

He aquí las claves de lo importante que es introducir el salmón en las comidas de la semana.

Información nutricional sobre el salmón

Este pescado tiene un gran número de nutrientes, con una labor y una función específica en cada proceso realizado por parte de los órganos del cuerpo humano. Entre los nutrientes se encuentran:

• Proteínas de alto nivel biológico

• Grasas poliinsaturadas

• Yodo

• Magnesio

• Sodio

• Ácido docosahexaenoico

• Vitamina B2, B6 y B12

• Vitamina A y D

• Vitamina E

En general, es un alimento bastante sano, y su frecuencia garantiza el buen funcionamiento de muchos órganos. Pero, ¿cada cuánto tiempo se tiene que incluir el salmón para aprovechar al máximo sus propiedades? Ante la pregunta, los especialistas recomiendan el consumo semanal, con una frecuencia de 1, 2 o 3 veces por semana.

¿Por qué incluir el salmón en la dieta habitual?

El salmón, por su gran cantidad de propiedades, es un plato que se recomienda consumir continuamente durante todo el año, gracias a los beneficios que supone incluirlo en la dieta:

Mejora el sistema cardiovascular: no hay duda de que el Omega 3 es el mejor elemento para contribuir a la salud cardiovascular. Las grasas poliinsaturadas ayudan a reducir los niveles de colesterol en la sangre, previniendo problemas como infartos o coágulos de sangre.

Excelente antiinflamatorio: se ha comprobado la eficacia que posee el salmón en enfermedades de las articulaciones para reducir la inflamación, porque ayuda en la creación de tejidos que a su vez disminuyen la hinchazón.

Combate el estrés: el efecto de tranquilidad es logrado por un elemento presente llamado triptófano, una especie de aminoácido que tiene como función regular los niveles de estrés. Junto a la serotonina, regula el estado de ánimo del cuerpo.

Previene el cáncer: el Omega 3 no solo es beneficioso para el cuidado de la salud cardiovascular, sino que también se ha comprobado su eficacia en la prevención de la evolución de células cancerígenas.

Mejora el sistema digestivo: el salmón posee una gran cantidad de magnesio, por lo que mejora la circulación del sistema digestivo. La digestión se produce con la ayuda de enzimas y el magnesio ayuda a generarlas.

Mejora el sistema nervioso central: existe un elemento llamado ácido docosahexaenoico (DHA) que contribuye al buen funcionamiento de las actividades neurológicas que intervienen en el sistema nervioso central.

Controla las hormonas de la tiroides: el yodo presente en este pescado azul, ayuda al proceso de regulación de las hormonas tiroideas.

Rico en vitaminas: destaca el gran nivel de vitaminas, sobre todo las que pertenecen a la cadena de la B (grupo que se encarga de la creación de glóbulos rojos). Entre esas están la B2, B3, B6 y B12. En el mismo orden de nutrientes vitamínicos, el salmón posee vitamina A y D. En el caso de la A, ayuda a la producción de tejidos. En referencia a la vitamina D, es la vitamina que mejora la asimilación del calcio en el cuerpo humano, lo cual da beneficios óseos.

Receta con salmón fresco

En términos generales, el salmón se puede preparar horneado, a la plancha, salteado, marinado, en tartar, etc. Pero si quieres aprovechar los beneficios de incluir el salmón en tu dieta habitual sin complicaciones, aquí te proponemos una forma sencilla de preparar este exquisito pescado: la ensalada de salmón y aguacate. Lo genial de esta receta es la excelente combinación nutrientes saludables e interesantes para la dieta.

Ingredientes:
• 200 gramos de salmón
• 3 cucharadas de aceite de oliva
• 4 tomates
• 2 cebollas
• 1 aguacate
• Sal, comino y ajo al gusto
• Cilantro
• Lechuga

Preparación:
Lo primero es lavar las lechugas con agua y un poco de vinagre y dejar remojar unos 10 minutos. Para hacer la ensalada, picar los tomates, cebolla y el aguacate. Luego añadir las lechugas ya lavadas con el resto de los vegetales. En cuanto al salmón, colocarlo en la parrilla y cocinar a un punto medio sazonándolo con el ajo, sal y el comino. Cuando ya esté en su punto, colocar los trozos en la ensalada. Con estos simples pasos tendrás una receta exquisita y podrás disfrutar de todos sus beneficios.