Cuidamos de ti y de tu hogar

Remedios para el sudor y el mal olor de pies

Escrito por Redacción | junio 24, 2015 | Salud |
Remedios para el sudor y el mal olor de pies

La sudoración excesiva en los pies, o hiperhidrosis plantar, es un problema que se agrava con la llegada del calor en el verano. Los pies humedecidos por el sudor, y tapados por calcetines y zapatos, son un escenario ideal para la proliferación de hongos y bacterias, dando lugar, por supuesto, al mal olor o a problemas más graves como el pie de atleta.

Existen una serie de remedios caseros que pueden ayudar a combatir el sudor en los pies, así como el mal olor que puede generar:

- Bicarbonato de sodio. Se utiliza para eliminar el mal olor de los pies y se usa de dos formas: en el calzado y en los pies. Desodoriza tu zapato rociando un par de cucharadas de bicarbonato de sodio en su interior, absorberá la humedad y disminuirá el olor. Otra manera de combatir el olor con el bicarbonato de sodio es realizar un baño en los pies. Añade dos cucharadas de bicarbonato de sodio en un recipiente con agua tibia y sumerge los pies.

- Vinagre de manzana. El vinagre se emplea como remedio contra el mal olor. Mezcla media taza de vinagre de manzana junto con un litro de agua tibia en un recipiente y sumerge los pies en la mezcla durante 15 minutos. A continuación, seca bien tus pies.

- Té negro. Ayuda a reducir el sudor excesivo. Para ello disuelve 5 bolsas de té negro en dos litros de agua muy caliente. Déjalo enfriar y remoja los pies durante al menos 20 minutos. El sudor se verá reducido a medida que repitas los baños.

- Jabón antibacterial. Una forma de erradicar las bacterias causantes del mal olor es utilizar para lavar los pies un jabón antibacterial junto con agua templada al menos dos veces al día.

- Talco. Es también uno de los remedios caseros que te pueden ayudar a reducir la sudoración en los pies. Absorbe la humedad y tiene un efecto secante. Aplica el talco después de lavar los pies y sécalos bien.

Además de estos tratamientos específicos hay una serie de medidas que puedes llevar a cabo para evitar la sudoración excesiva:

- Calzado adecuado. Elige un material transpirable y limita el uso de calzado deportivo al momento de practicar deporte. La talla del zapato debe permitirte que el pie no esté demasiado apretado y favorezca así la ventilación. El calzado descubierto, tipo sandalias, durante los meses de verano puede ser una alternativa. Otro de los trucos que puedes usar es cambiarte de zapatos al menos una vez al día.

- Calcetines de algodón. Los materiales de algodón mejorarán la transpiración, evita, por tanto las fibras sintéticas (poliéster y nylon). Cámbiatelos tantas veces como sea necesario para mantener los pies lo más seco que sea posible. Recuerda también que el uso de zapatos sin calcetines aumenta la sudoración

- Desodorantes contra el olor. Deja que el zapato se seque completamente entre los diferentes usos y utiliza desodorantes para eliminar el olor. Para controlar el olor de los pies mezcla hojas de romero, menta y hierbabuena échalos en agua hirviendo y déjalos reposar 15 minutos. A continuación cuélala y mezcla con el zumo de un limón. Pon los pies a remojo en este líquido durante quince minutos.

- Limpieza en los pies. Lávalos al menos dos veces al día, usa un jabón antibacterial. Seca los pies inmediatamente después de cada baño. No olvides la zona de entre los dedos. Usa polvo de talco para mantener los pies secos.

También te puede interesar: