Cuidamos de ti y de tu hogar

Trucos caseros para tener una piel bonita

Escrito por Redacción | agosto 24, 2014 | Salud |
Trucos caseros para tener una piel bonita

¿Quieres tener una piel cuidada y libre de imperfecciones? La mayoría de las veces no tenemos tiempo ni presupuesto suficiente para hacernos con todos los tratamientos necesarios para tener una piel bonita. Cremas hidratantes, exfoliantes, antiarrugas, leches limpiadoras, tónicos faciales… cremas y lociones que la mayoría de las veces utilizamos durante los primeros días y después dejamos olvidadas en las estanterías.

Además del cuidado diario, es necesario seguir algún tratamiento semanal, con mascarillas, y otros mensuales como pueden ser peelings o limpiezas de cutis. Para tener un cutis resplandeciente te presentamos estos trucos caseros (que funcionan) para cuidar tu piel sin que tu bolsillo se resienta:

  1. Lava tus utensilios de maquillaje. Las brochas y los pinceles de maquillaje se ensucian con gran rapidez y al entrar en contacto con la piel pueden favorecer la aparición de puntos negros y granos. Por esta razón es muy importante el ser constantes en esta tarea. Te damos algunos consejos sobre cómo limpiarlos: Trucos para limpiar brochas y pinceles de maquillaje.
  2. Revitaliza tu piel. Puedes conseguirlo en tan solo unos minutos con esta mascarilla casera. Si quieres conseguir una piel más luminosa prepara una mascarilla de café, que se puede utilizar en cualquier tipo de piel. Tendrás una piel más fresca y joven. Para elaborarla mezcla en un pequeño recipiente una cucharada de café usado (los posos) con una cucharada de crema hidratante. Remueve hasta obtener una pasta homogénea y aplícatela en todo el rostro, con ayuda de un pincel, dejando actuar unos 15 o 20 minutos. Después retíratela con agua fría. Notarás el efecto de inmediato. Si tu pesadilla son los puntos negros te sugerimos estas dos mascarillas caseras de plátano y bicarbonato y de gelatina y leche.
  3. Hidrátate. La hidratación es uno de los puntos esenciales en el cuidado de la piel. Una de las mascarillas hidratantes caseras más efectivas y fácil de preparar es la de plátano, aguacate y aceite de oliva. Pela un plátano y mézclalo con medio aguacate, junto con unas gotas de aceite de oliva para que adquiera la consistencia deseada. Cuando la mascarilla sea homogénea y no tenga grumos aplícatela y déjala actuar de 15 a 20 minutos. Otra mezcla única en materia de hidratación es la del yogur, el pepino y la miel. Con ayuda de una batidora mezcla dos cucharadas de yogur natural, medio pepino y una cucharada de miel. Aplícala en la piel durante 15 minutos y retíratela con agua.
  4. Masaje facial. Resulta una forma ideal de relajar el rostro, mejorar la circulación y reducir las líneas de expresión. Aplica tu crema hidratante habitual y parte desde la barbilla, hacia arriba, haciendo especial hincapié en el contorno de los ojos y la frente.
  5. Hazte un peeling casero. La exfoliación es un tratamiento para limpiar tu cutis y remover las capas de células muertas. Los ingredientes que necesitas son azúcar, limón, aceite de oliva. Mezcla dos cucharadas de azúcar y dos de aceite de oliva con media de zumo de limón hasta que queden hechos una masa. Aplícatelo con movimientos circulares durante 10 minutos y retíratelo con agua fría.
  6. Tonifica tu piel. Este limpiador casero de manzanilla puedes emplearlo en la limpieza diaria de tu rostro. Para prepararlo necesitas cuatro cucharadas de flores de manzanilla y un litro de agua. Pon agua en un cazo y cuando rompa a hervir, retírala y añade la manzanilla. Deja la mezcla reposar unos minutos y después fíltrala con ayuda de un colador. Cuando se enfríe tendrás tu tónico listo para la limpieza diaria de la piel.
  7. Baño de vapor. Es uno de los tratamientos más habituales que se utilizan para abrir los poros, eliminar toxinas y purificar la piel. Primero asegúrate de eliminar de tu rostro cualquier resto de maquillaje. Pon agua en una olla y deja que hierva durante unos cinco minutos. Inclina tu rostro sobre el vapor, con mucho cuidado, y tapa tu cabeza con una toalla. Si está muy caliente deja pasar unos minutos para que se enfríe un poco. Mantén esta postura durante unos cinco minutos y, a continuación, lava tu cara con agua fría. También puedes añadirle al agua hierbas aromáticas (manzanilla, lavanda, tomillo…) o aceites esenciales para conseguir unos resultados óptimos.
  8. Dúchate con agua fría. El agua caliente deja tu piel seca y agrietada. El agua fría reafirma la piel, con lo que ayuda a mantenerla más joven y saludable.
  9. Muévete. El ejercicio ayuda a nutrir, regenerar y eliminar toxinas de la piel. Hacer deporte es una práctica muy saludable que tu piel agradecerá.
  10. Bebe agua. El agua es muy importante para la salud y la belleza y te ayudará a conseguir una piel lisa y flexible.

También te puede interesar: