Cuidamos de ti y de tu hogar

Trucos para comer legumbres y no sentirse hinchado

Escrito por Redacción | diciembre 09, 2015 | Salud |
Trucos para que las legumbres no hinchen el estómago

Las legumbres son un componente imprescindible de la dieta mediterránea equivalente (y complementario) al consumo de cereales. Ricas en proteínas, minerales, vitaminas, fibra, hidratos de carbono, y lípidos, contienen además una buena proporción de aminoácidos esenciales para nuestro organismo. Por esta razón, se aconseja el consumo de legumbres al menos dos veces por semana, como parte de una dieta equilibrada.

Las lentejas, las judías, los garbanzos o los guisantes son algunas de las legumbres más presentes en nuestra dieta, especialmente durante el invierno, cuando las bajas temperaturas invitan a consumir platos calientes de cuchara. Combinan con una gran cantidad de ingredientes entre verduras, pescados y carnes, y nos permiten muchas veces solucionar comidas sin necesidad de elaborar segundos platos. Pero tienen un gran inconveniente asociado: suelen provocar una considerable hinchazón debido a los gases que se emiten durante su procesamiento en nuestro cuerpo.

¿Cómo evitar entonces la flatulencia cuando comemos legumbres? Te ofrecemos algunos trucos para reducir al máximo la hinchazón que se produce en nuestro estómago y en nuestro intestino al digerir este tipo de guisos:

 - Rompe la cocción: cuando el guiso esté hirviendo, retíralo del fuego un par de minutos o bien añade agua fría para detener momentáneamente la cocción reducir así la cantidad de oligosacáridos presentes en las legumbres, que acaban fermentando en el intestino grueso.

- Pon siempre en remojo las legumbres: aunque es un paso indispensable para la preparación de alubias o garbanzos, en general, reduce la hinchazón provocada por este tipo de platos

- Adereza las legumbres con hierbas que eviten la flatulencia. O, si la receta no lo permite, acompaña el plato con algún entrante o ensalada que contenga alguna de estas hierbas: comino, manzanilla, cardamomo, hinojo o anís verde.

- Elimina la piel de las legumbres: la parte que produce gases de la legumbres es la celulosa o piel que las recubre. Ciertos platos con legumbres permiten eliminar la piel, evitando así en gran medida la hinchazón posterior en el intestino y las molestias de la flatulencia.

- Finaliza la comida con alguna infusión: para que el guiso no resulte tan pesado sobre el estómago y para evitar también los molestos gases. Puedes elaborarla incluyendo cualquiera de los ingredientes que acabamos de mencionar.

- Cuece las legumbres con un alga «kombu»: coloca un trozo de esta alga junto con las legumbres desde el momento en que las pones a remojo y mantenlo durante la cocción. Es infalible a la hora de evitar los gases. Se trata de un alga asiática con sabor a mar, con lo que combinará en los guisos de legumbres con pescado o mariscos.

El modo en que masticas las legumbres puede favorecer la aparición de gases. Si acostumbras a comer de prisa, sin apenas tiempo para sentarte y sin masticar demasiado los alimentos, lo más probable es que sufras un grado de hinchazón mayor que si masticas correctamente.

Asimismo, el consumo habitual de yogur, gracias a su contenido en probióticos, actuará de manera preventiva en el intestino, favoreciendo una digestión más fácil y con menos flatulencia.

 También te puede interesar: