Cuidamos de ti y de tu hogar

Trucos para evitar el dolor de pies con los tacones

Escrito por Redacción | marzo 30, 2015 | Salud |
Trucos para evitar el dolor de pies con los tacones

La mayor parte de las mujeres usan tacones de forma habitual, ya sea en ambiente laboral, o para acudir a eventos de ocio, festivos o celebraciones. Y todas ellas saben que, en ocasiones, los zapatos más bonitos y que más estilizan las piernas, son los que causan más dolor a nuestros pies.

Aunque usar tacones con demasiada altura está desaconsejado por los especialistas, no hay por qué desterrar este tipo de calzado de nuestro armario, sobre todo, si se usa con precaución y de acuerdo a las cualidades fisiológicas de cada persona.

Lo ideal es encontrar la altura de tacón con la que nos sentimos cómodas caminando y tomar una serie de precauciones para evitar el dolor de pies tras una larga jornada. Aquí te ofrecemos algunos trucos eficaces:

- Usa tacones con una altura razonable: un tacón bajo o medio no solo te evitará dolores intensos en la planta del pie, sino que resulta incluso recomendable para la corrección de la postura y el bienestar de la espalda.

- Opta por tacones con plataforma delante: a veces nos empeñamos en estilizar nuestra figura a base de tacones con demasiada altura. Si eliges unos que incorporen plataforma en la parte delantera de la planta, conseguirás estilizar visiblemente tus piernas mientras rebajas esa distancia unos centímetros, cosa que tus pies agradecerán.

- Mejor con tacón ancho: cuanto más fino sea el tacón de nuestros zapatos, menos estabilidad tendrán nuestros pies y más volcaremos el peso en la parte delantera de la planta. Si eliges tacones anchos y cuadrados, te estarás ahorrando más de un dolor de pies.

- Usa plantillas de silicona: aunque existen pequeñas plantillas que se comercializan para evitar las molestias de la parte delantera de la planta, estas suelen moverse cuando andamos con los zapatos y a veces se convierten más en un engorro que en una solución. Lo ideal es llevar una plantilla que abarque toda la base del pie, con refuerzo de gel en la parte delantera y con algún tipo de adherencia por debajo para que se fije al calzado sin problemas.

- Plantillas “caseras”: un truco muy utilizado por muchas mujeres es el de emplear un “salvaslip”, de los que se emplean para la higiene femenina, a modo de plantilla. La idea es aprovechar la parte del adhesivo para que se fije al zapato y beneficiarnos del acolchado de su estructura para amortiguar el peso en la planta.

- Que no resbale la planta: en ocasiones el interior del zapato resulta resbaladizo al contacto con la planta del pie y eso hace que la parte delantera soporte todo el peso y la presión. Otras veces, esto ocurre porque usamos medias. Este problema se puede solucionar con unas plantillas de gel que se adhieran bien al interior del zapato. Pero también, haciendo unos cortes transversales en el interior del zapato, en la zona delantera.

También te puede interesar: