Cuidamos de ti y de tu hogar

Cómo usar (y no) el papel aluminio

Escrito por Redacción | marzo 30, 2017 | Tecnología |
Cómo usar (y no) el papel aluminio

Sería difícil encontrar una cocina en la que no hubiese papel aluminio. Resulta muy útil para conservar alimentos dentro y fuera de la nevera, así como cocinar con distintas técnicas. Aunque no todos los usos son adecuados. Toma nota de estas indicaciones:

Usa el papel aluminio…

- Para evitar que las carnes se queden secas en el horno, especialmente las de ave, protégelas con papel aluminio. De esta manera evitarás que la piel se queme antes de tiempo y mantendrás jugosa la carne. Es un truco muy útil para las piezas grandes de carne que tardan en hornearse más tiempo. También es ideal para cocinar pescados en papillote, sanos y jugosos.

- Para almacenar alimentos en el frigorífico y evitar traspaso de olores y sabores. El papel aluminio permite conservar los productos empezados en la nevera de forma segura y evitando además manchas os transferencias de aroma. La barrera que crea el papel aluminio alrededor de los alimentos es más eficaz que la del film transparente.

- Para crear moldes de horneado de un solo uso: ahorrarás en envases y en limpieza. Podrás cocinar desde repostería hasta verduras asadas, simplemente engrasando bien los moldes con aceite antes de usarlos para evitar que se pegue el alimento.

- Para congelar pescado: es el material apropiado para evitar que el olor de las piezas de pescado congeladas se transfiera al resto de alimentos que conservamos. Además, garantiza toda su frescura y sabor. Eso sí, para evitar que el aluminio se pegue al pescado, conviene introducir este en una bolsa de plástico o interponer un poco de film transparente.

- Para preservar alimentos de la luz del sol: el papel aluminio bloquea el paso de la luz que puede alterar las propiedades de algunos alimentos, como por ejemplo, el pimentón dulce.

No uses el papel aluminio…

- Para cubrir la base del horno y recoger la grasa que se vierte. Si bien puede parecer una buena idea a priori, provocará que el calor se distribuya de forma desigual e incluso que el horno se estropee. Es preferible limpiar el horno tras cada uso, esperando a que se enfríe lo suficiente sin que llegue a incrustarse la suciedad.

- En el microondas: bien por despiste, bien por ignorancia, cualquiera puede comprobar los efectos del papel aluminio dentro de un horno microondas en funcionamiento.

- Para almacenar alimentos ácidos: es el caso de frutas, tomate, platos con vinagre o aliño de limón. Estos interactúan con el aluminio, de forma que erosionan el material (cambia de color), lo que puede dar lugar a un sabor metálico.

También te puede interesar: