Cuidamos de ti y de tu hogar

Consejos para elegir la televisión perfecta

Escrito por Redacción | junio 14, 2016 | Tecnología |
Consejos para elegir un Smart TV

La tecnología sigue evolucionando y actualmente es la época de los Smart TV, o televisores inteligentes, que incorporan un sistema operativo y ofrecen al usuario contenido extra como juegos o aplicaciones, a la vez que permiten la conectividad con dispositivos móviles como smartphones o tablets. Sin embargo, son muchas las personas que a la hora de adquirir un Smart TV tienen muchas dudas al respecto, por lo que si eres uno de ellas no te preocupes, que a continuación te ofrecemos una serie de consejos para ayudarte a tu elección.

Tipo de pantalla

Básicamente encontramos cuatro tipos de pantallas, que seguidamente detallamos:

LCD: Este tipo de pantallas -Liquid Crystal Display-  están formadas por píxeles colocados sobre una fuente de luz, lo que permite reproducir los diferentes colores de la imagen. Según la corriente eléctrica aplicada a estos píxeles, pasará más o menos luz y se generará un color determinado. Actualmente cada vez es más complicado encontrar televisores LCD.

LED: En realidad es la misma tecnología que el LCD pero utiliza como fuente de luz los LED. Tenemos dos variantes conocidas como Edge LED o Full LED, según la colocación de la luz en la pantalla. Como ventaja sobre el LCD tradicional tenemos que su consumo es menor y su luz más uniforme durante toda la vida útil de aparato. Se trata de lo más común hoy en día.

Plasma: Sus defensores aseguran que es la tecnología que mejor representación de los colores ha logrado, sobre todo cuando hablamos de los negros. Sin embargo, los principales fabricantes han abandonado su producción, quizás por su coste de fabricación. En su interior, un panel de plasma alberga un número de celdas que contienen una serie de gases como el neón o el xenón que con la corriente eléctrica comienzan a generar luz.

OLED: La evolución de la tecnología LCD cuyas siglas quieren decir Organic Light-Emitting Diode. Utilizan diodos orgánicos de emisión de luz que son capaces de emitirla de forma autónoma. Sus ventajas pasan por ser más delgados y flexibles, mas económicos de fabricar cuando se estandarice la tecnología, menor consumo y mejor brillo y contraste.

Sistema operativos

Existen diferentes y cada fabricante ha apostado por uno en sus televisiores. Los más populares son WebOS, la apuesta de LG; Tizen, de Samsung; Firefox OS, utilizado por Panasonic; y Android TV, utilizado por bastantes fabricantes, entre los que destaca Sony. Las diferencias entre cada sistema operativo radican más en el interfaz y la conectividad exclusiva con dispositivo de la marca que en funcionalidades exclusivas, donde todos coinciden en ofrecer un menú intutitivo con acceso rápido y fácil al contenido.

El tamaño

Pese a que cada vez está más de moda adquirir un televisor de grandes dimensiones cabe tener en cuenta que se recomienda que el tamaño dependa de la distancia a la que se vaya a ver la tele. De hecho, existen una serie de medidas en función de ello que son las siguiente:

  • Entre 1 y 1.5 metros: 26 pulgadas.
  • Entre 1.5 y 2 metros: entre 26 y 36 pulgadas.
  • Entre 2  y  3 metros: entre 39 y 50 pulgadas.
  • Entre 3  y  4 metros: 50 pulgadas o más.

Conexiones

A día de hoy es imprescindible que cualquier televisor cuente con puerto HDMI -3 por lo menos- y USB, así como los clásicos RGB, salida de audio digital y Ethernet. Y por tratarse de un Smart TV no deberían faltar conectividades inalámbricas como WiFi o Bluetooth, que permita enlazar nuestros smartphone o tablets sin cable alguno.

Resolución

Actualmente podemos encontrar básicamente dos tipos de resolución: Full HD -1.920 por 1.080 píxles- y 4K UHD -3.840 por 2.160 píxeles- y si bien es obvio que la calidad de imagen es mejor en la segunda que en la primera, no se puede dejar pasar dos aspectos: su precio es considerablemente más alto y a día de hoy pocos son los que le pueden sacar partido a esa resolución, puesto que las cadenas emiten aúna 720p -menos que Full HD-, por lo que el 4K se reduce a usuarios con un reproductor -bastante caro- o estar abonados a un servicio tipo Netflix que ofrece contenido puntual. Es decir, a día de hoy el 4K sólo es recomendable para grandes aficionados al cine que busquen la mejor calidad de imagen.

Comparar los precios de tiendas físicas e Internet

Es recomendable informarnos a través de Internet para ver posibles modelos de Smart TV que nos interesen, y luego ir a ver éstos en establecimientos físicos. Así, una vez que estemos convencidos de cual es nuestra elección no estaría de más hacer una batida por la web comparando precios, porque en algunas ocasiones el ahorro puede ser más que notable.

3D y pantallas curvadas

Si habéis dado una vuelta por una tienda o sección de tecnología de una gran superficie, habréis notado que se venden algunos televisores con pantalla curvada. Se trata de una nueva apuesta del sector que promete mejoras con respecto a los modelos planos tradicionales. Los fabricantes nos explican que añadiendo una ligera curvatura a la pantalla se consigue activar nuestra vista periférica y se logra que percibamos las imágenes como si estuviéramos en el cine. Defienden que el movimiento en las escenas es más natural y que permite un efecto inmersivo sin necesidad de gafas.