Cuidamos de ti y de tu hogar

¿Por qué debemos lavar la ropa nueva antes de usarla?

Escrito por Redacción | agosto 02, 2018 | Tecnología |
¿Por qué debemos lavar la ropa nueva antes de usarla?

¿A quién no le gusta estrenar la ropa nueva que acaba de comprar? Pero entonces, al quitar la etiqueta de la ropa nueva se nos presenta la pregunta: ¿tenemos que lavar la ropa nueva? ¿Realmente es necesario?

Es muy importante que tengas en cuenta que existen varias razones por las que tienes que lavar la ropa nueva antes de usarla. La principal es el contacto directo que tiene la ropa con nuestra piel cuando utilizamos las camisas, los pantalones y sobre todo la ropa interior. Pero a continuación te explicamos cada una de las razones:

Eliminar los productos químicos

Los químicos que estas prendas traen entran en contacto directo con nuestra piel y con otras prendas que tengamos en nuestros  armarios. Una gran cantidad de telas están elaboradas con fibra sintéticas (poliéster, acrílico) y estas están coloreadas con tintes de azoanilina o tener formaldehído, químico usado para evitar que la ropa desarrolle moho (este tiene un olor muy característico e intenso que podrás notar y que se irá con el lavado). Junto a este también están presentes otros químicos que se le agregan a la ropa para que tengan mejor textura y color, estos químicos pueden crear reacciones en la piel como sarpullidos,  en el área del cuello, las axilas y en los muslos por el pantalón.

Perjudicial para los niños

Si tenemos niños y, aún más delicado, bebés en la casa, debemos recordar que ellos son más sensibles a los productos químicos por su piel indefensa. Para evitar las erupciones en su piel es recomendable que laves su ropa nueva con detergentes especiales para niños. Con esto les evitarás los daños de los químicos y además harás que la ropa nueva se ponga más suave y cómoda de llevar.

Higiene

Otra de las principales razones por las que debemos lavar la ropa nueva antes de usarla es la higiene. La prenda que ahora está en tu armario ha podido pasar por distintas personas que se la han probado en diferentes circunstancias e incluso que la han devuelto tras la compra. El sudor, los restos de fluidos corporales, las manchas de maquillaje, la suciedad del suelo, las bacterias, etc. pueden quedar en la prenda que tú has comprado finalmente. Lavarla es la mejor manera de asegurarte una máxima higiene y evitar incluso el contagio de algunas enfermedades como la gastroenteritis, que se puede contagiar simplemente con probarse una prenda.

¿Y la ropa de segunda mano?

Si optas por comprar ropa de segunda mano o usada en tiendas es sumamente importante que la laves antes de que la utilices. Aunque probablemente estas prendas hayan sido lavadas y estén limpias en el momento de la venta es mejor que te asegures de lavarlas con tu detergente habitual para garantizar la higiene. Además, nunca sabes quién ni cómo se ha probado la prenda antes.

Evitar los químicos

Si deseas evitar estos químicos presentes en la ropa puedes comprar prendas elaboradas con fibra natural o producida orgánicamente. La clave está en leer bien la etiqueta, ya que no toda la ropa lleva químicos. De hecho, las prendas que son de fibra natural no deben almacenarse en espacios con humedad, ya que no poseen un tratamiento químico contra el moho.

Ropa con mucho olor a perfume

La piel es muy delicada y no todos los perfumes son buenos para nosotros, ya que pueden provocar una mala reacción. Cada vez más marcas de moda utiliza sus propias fragancias para perfumar las tiendas y las prendas. Por eso es recomendable lavar la ropa una vez comprada, para eliminar así el olor por completo. Si el aroma persiste, te recomendamos dejar la prenda a remojo con agua y bicarbonato durante toda una noche, Después, lava la prenda añadiendo una taza de vinagre blanco destilado cuando este enjuagando para eliminar cualquier rastro del perfume.

Prioridad: la ropa íntima

Por higiene se nos impone la necesidad de lavar las prendas nuevas de ropa interior. Además, es común que los químicos presentes en la ropa interior nueva pueda crear irritación o algún tipo reacción alérgica, por lo delicado de estas partes de nuestro cuerpo.

RECUERDA: a través de la ropa se pueden transmitir bacterias y hongos, ya que no somos los únicos en probarnos la ropa al ir a una tienda.

También te puede interesar: