Cuidamos de ti y de tu hogar

Cómo sentarse correctamente delante del ordenador

Escrito por Redacción | marzo 02, 2017 | Salud |
Cómo sentarse correctamente delante del ordenador

Quienes están obligados a pasar la mayor parte de la jornada laboral frente al ordenador con frecuencia suelen acabar sufriendo incómodos dolores de espalda. Una mala postura delante del ordenador durante un buen número de horas cada día puede ser la responsable de estas molestias que pueden acabar acarreando dolencias crónicas. El problema se debe a la necesidad de mantener nuestro cuerpo durante horas en la misma posición (lo mismo sucede con quienes pasan horas de pie).

Sentarse correctamente delante del ordenador es la mejor manera de prevenir problemas de espalda que tarde o temprano pueden surgir. Toma nota de las recomendaciones de los expertos a la hora de conseguir una correcta higiene postural ante la computadora.

- Procura que tus ojos permanezcan a una distancia de entre 40 y 60 centímetros de la pantalla del ordenador, con un ángulo de visión de unos 30-35º desde la altura de la vista hacia abajo. Además, el monitor ha de situarse siempre de frente a los ojos para evitar la rotación continuada del cuello.

Postura correcta de la espalda delante del ordenador- Los brazos deben permanecer en paralelo al suelo, formando un ángulo de unos 90º grados con los codos, para lo que tendremos que ajustar la altura de la silla. Las muñecas deben quedar apoyadas sobre la mesa sin forzar la posición.

- La espalda debe quedar apoyada sobre el respaldo, con especial atención a la zona lumbar. En caso de que esta no pueda quedar apoyada debido a la morfología del cuerpo, se puede utilizar una espaldera de oficina.

- El tronco debe quedar en un ángulo de unos 90º respecto a los muslos para garantizar la correcta higiene postural.

- Las rodillas también deben configurar el vértice de un ángulo de 90º que forman las piernas. Además, es conveniente mantener las piernas separadas, en lugar de cruzadas,  la mayor parte del tiempo.

- Los pies nunca han de quedar en el aire o rozando el suelo con las puntas de los pies. Si es necesario, se puede recurrir a un reposapiés para que queden extendidos con comodidad.

- A la hora de levantarte de la silla, lo mejor es apoyarse con los brazos en el reposabrazos de la silla y retrasar uno de los pies para repartir el apoyo y no forzar la espalda sin necesidad.

También te puede interesar: